La enorme explosión testicular destrozó totalmente los pantalones de la víctima, hizo volcar dos autobuses de línea a causa de la onda expansiva y manchó de sangre y testosterona a media docena de españoles normales. Se cree que la detonación se produjo cuando, después de referirse a España como lo más sagrado del mundo, por delante incluso de la tortilla española, de su colección de sellos, de su esposa, de su querida, de sus hijos y de la misma Virgen del Pilar, el español comenzó a vociferar los valores de la tauromaquia, la caza, Arévalo y la sonrisa de Pablo Casado.

Al parecer, un par de segundos después de gritar que el toro no sufre “porque ama muchísimo a España” y que “el hombre de verdad es cazador, no recolector como los gays”, profirió un “Arriba España” tan rabioso, tan sentido y tan viril que el paquete reproductor no pudo soportar toda esa formidable cantidad de emoción en un contenedor tan delicado como es la bolsa escrotal. 

A pesar de que su zona pélvica ha quedado prácticamente desaparecida, la víctima conserva intacta la pulserita española, aunque ahora prendida en la punta de la nariz, los calcetines de color rojo y gualda, uno en cada oreja, y la pegatina de la bandera española en la culata de su Smith & Wesson autorizada. La bandera nacional que llevaba a modo de capa de superhéroe y la otra enseña que vestía como falda larga de señora ardieron completamente por simpatía con la explosión de los dos órganos. El patriota, que evoluciona favorablemente, no ha perdido el sentido del humor y ya ha mostrado su entusiasmo por todo el dinero que piensa ahorrarse en calzoncillos.

Los médicos no se explican por qué no le estalló la cabeza en lugar de los cojones. “Es posible que dentro del cráneo no tuviese nada y, por lo tanto, sin detonante no hay explosión”, especulan. El doctor Cavadas ya se ha ofrecido a reconstruir los huevos del patriota a partir de tejido de boina falangista. “Es un material sorprendente, os lo aseguro”, ha asegurado el inquieto cirujano.

Más en Rokambol

5 Comentarios

  1. Toni:

    ¡¡¡Vaya derroche de imaginación e ingenio!!!

    Gracias por hacerme reír a carcajadas

    Casi seguro que al macho ibérico le estallaron “los bajos” porque en la azotea no había más que humo, pero coloreado de rojo amarillo y rojo

  2. Un retrato fidedigno de algunos especimenes de actuales australopitecus,que demuestra que hay a quienes todavia les quedan millones de años de evolución.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.