Esto es lo que pasa cuando aceptas gobernar a cualquier precio… que se te ve el plumero desde la estación espacial internacional. Y más con esos socios tan bocazas.

Deja un comentario