No voy a ser el último en autoproclamarme algo llamativo, por ejemplo, nuevo rey de Arabia Saudí. Y es que tonto del todo no estoy, porque ahí sí que se cumplen todos los requisitos y más: no hay elecciones como en toda dictadura que se precie, ni medios de comunicación libres, ni oposición al “gobierno”, ni siquiera quedan demasiados disidentes por crucificar o decapitar. ¿A que no he elegido mal?

Aunque quizá me declare presidente de Honduras, que también cabe, de sobra, dentro de los parámetros que se están manejando. O de Ucrania, o…

Bueno, qué más da. El caso es que me proclamo todo eso y quedo a la espera de que se me reconozca internacionalmente, porque si en Venezuela, donde sí hay opositores, prensa contraria al Gobierno (la mayoría) y hasta elecciones auditadas, uno puede declararse presidente, astronauta o profeta y le llueven los reconocimientos a lo largo y ancho del occidente neoliberal, si lo hago en esos otros casos mucho más sangrantes, digo yo que ya puedo dar por hecho mi nuevo estatus, ¿verdad?

Pues eso, ya podéis dirigiros a mí como excelencia o simplemente como amado presidente. Ah, y a la periodista Inna Afinogeva, que es la que ha motivado estas palabras, como Majestad Imperial o simplemente como querida emperatriz.

Nosotros lo valemos. Y tú también, así que no seas tonto/a. Ya estás tardando en proclamarte algo.

5 Comentarios

    • Por supuesto, pero según la nueva (y original) legitimidad internacional ya no hace falta que le vote nadie, solo necesita que le reconozcamos como tal, majestad.

      Siempre a su servicio, Señor.

  1. Señor Trump: prometo ser su lacayo rastrero mas fiel y servil si reconoce mi autoproclamación como nuevo Presidente Europeo!

  2. Enhorabuena y ya sabes, a chupar del bote! Y no olvides implantar alguna empresa de tu interés y privatizar empresas públicas para que te las compre Trump con bitcoins. Acuérdate de tus amados lectores y de tus cuñados claro!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.