España, vista como ese punto del sur del continente europeo donde habitan pueblos en territorios de muy diferente sensibilidad y menta­lidad, pudiera ser un lugar apasionante digno de estudio. Y no puede extrañar, por tanto, que algunos hispanistas del siglo XX que han tratado de desmontar la Leyenda Negra se maravillen de su fiesta y sus costumbres, valoren la naturaleza extraordinaria pro­pia de un subcontinente y saluden a tanta insigne individuali­dad en la historia del arte, de la ciencia, de la invención y de los descubri­mientos. Todo ello, más allá de una bandera con un em­blema re­ciente y un himno nacional para el que a pesar de la larga historia del país, todavía no hay consenso a la hora de elegir una letra digna musical… Pero desmontar la Leyenda Negra cuyo ori­gen unos sit­úan en Inglaterra y los Países Bajos, y otros en Italia, no es tarea fácil. Pues, por distintos conductos verificables, cuando el español se encuentra en ventaja, su insolencia, su soberbia y llegado el caso su crueldad son insoportables. Y cuando se ve reducido por la cir­cunstancia a su verdadera dimen­sión, es mezquino y adulador, un co­barde cuya afición a las conju­ras y traiciones sólo es inferior a su incapacidad para llevar­las a buen término.

Sin embargo analizado el asunto a vista de pájaro, es proverbial que las gentes en su conjunto que viven en España son abiertas de carácter, campechanas, inteligentes, avispadas, comunicadoras, so­lidarias y generosas. Pero, por otro lado, millones de esas mis­mas gentes no tienen escrúpulos en elegir a sus verdugo; malhecho­res; que saquearon al país durante al menos dos déca­das, se valieron de normas de hace casi dos siglos y promulgaron otras que han ido dando lugar a sucesivos dramas del abandono de la vivienda que habitaban decenas o centenares de miles de per­sonas. Lo que da mu­cho que pensar sobre la verdadera inteligen­cia colectiva de la po­blación española, sobre su sensibili­dad y sobre su aptitud para ele­gir a los individuos más capaces que les gobiernen. Es por ello que España es desconcertante. Cual­quier situación por disparatada, esperpéntica o falta de lógica que sea, puede suceder. Y aunque son muchos sus atractivos, sus riquezas naturales, su variedad monu­mental y artística y un clima aún templado que invita a vivir, que fa­vorece la imaginación y faci­lita la desenvoltura en el trato social, a veces da la impresión de que más que por todo eso España atrae al mundo como ano­malía de un público laboratorio social. Pues las singularidades, los excesos, las extravagancias y las contradiccio­nes centrifuga­das en un matraz de mentalidades incompatibles, están siempre en las cabeceras de la noticia. Donde además las ten­siones y enfren­tamientos por la cuestión territorial son habitua­les. Lo que vuelve a decir muy poco a favor de la inteligencia colec­tiva del español para resolver problemas de largo alcance y hondo calado. Pues si en lugar de predominar o dominar en la socie­dad toda (la econó­mica, la financiera, la empresarial, la judi­cial y la mediática) las cla­ses que fueron caldo de cultivo de la dicta­dura, empeñadas en la “una grande y libre” -divisa de la dicta­dura-, ellas mismas propi­ciasen el autogobierno de los distintos te­rritorios, se abrirían de par en par las puertas a la estabilidad social y con ella la prospe­ridad…

Porque la Leyenda Negra podrá estar fundamentada o no. Pero lo cierto es que la condición personal de quie­nes han detentado u os­tentado el poder político, judi­cial, militar, policial, empresarial y fi­nanciero, es bien diferente de la condición personal de quienes han te­nido que soportarles. Razón por la que el divorcio entre go­bernan­tes y súbditos o gobernados ha sido una cons­tante en la vida pública de este país, y siempre escanda­losa. Por lo que si la Le­yenda Negra tiene mu­cho o poco de inexacta o de imprecisa de­bi­era, por en­cima de toda otra consideración, intentar desmontarse a partir de la distinción entre la culpabilidad de los go­ber­nantes y los dueños de hecho de España, y la res­ponsabili­dad de los ciudada­nos, títeres en manos del ab­solutismo monár­quico, antes, y de la dic­tadura des­pués. Sin embargo esa distin­ción no la hacen ni los pro­pagadores de la Leyenda Negra ni quie­nes la reba­ten. La metoni­mia (figura retórica que consiste en to­mar el todo por la parte o la parte por el todo) siempre está pre­sente. Sea como fuere, no puede pasarse por alto el dato incontesta­ble de que el absolu­tismo monár­quico, que en Inglate­rra puede decirse que termina en el siglo XIII y en Francia se li­quida con la Revolución Francesa y cuyos efectos alcanzaron a la mayoría de los demás países euro­peos… en España duró hasta bien entrado el siglo XIX y, práctica­mente a renglón se­guido, le su­cedió una dictadura. Por consi­guiente, la ma­yor parte de su histo­ria los españoles han sido súbdi­tos, no ciudadanos…

Pues desde el propósito de los Reyes Católicos de com­pactar en una sola nación a España, dejando atrás a los los reinos de Taifas, y salvo alguna excepción, el re­sto de los personajes que han encar­nado el poder polí­tico en España han sido en general nefas­tos. Unas veces por la indudable influencia de la iglesia católica, otras por la inercia y la pujanza de los poderes fácticos, otras por su debili­dad, otras por su incompetencia, y siempre porque despreciaron la voluntad popular. Aun­que tampoco hay que desde­ñar la estampa frecuente en el “buen español”, ese que fácil­mente se transforma cuando tiene alguna clase de poder; ése cu­yas nobles cualidades las pierde en cuanto se ve a sí mismo con una gorra, con un uniforme, con una toga o con un traje talar. Pero en todo caso, si la Leyenda Negra es mere­cida, no será por culpa del pueblo espa­ñol sino por la baja estofa de sus gobernan­tes en quienes la pruden­cia, la virtud política por antonomasia, siempre ha brillado por su au­sencia en las decisiones que toma­ron. Lo que ha impedido enla­zar a España con los caminos que han tomado en su historia los prin­cipales países de la Eu­ropa que nos atañe. Y si algún gober­nante lo ha inten­tado, ha durado muy poco tiempo al frente de la em­presa. Por consiguiente, la conclu­sión es que si el pue­blo espa­ñol y sus virtudes tienen un valor humanística­mente estimable, sus reyes, sus gobernantes y sus caci­ques han sido una calamidad a la que se añaden la fácil sumi­sión de sus habitantes y la ya reseñada es­casa inteli­gencia colec­tiva…

En cierto modo todo esto puede explicar en términos propositivos antropológicos que también a la Comunidad Econó­mica Europea le convino la incorporación de España en 1985. Por razones económi­cas, pero también por otras variadas, alguna de ellas de extraña índole… De entrada era un estado democrático re­cién nacido casi de la noche a la mañana, incipiente desde el punto de vista político, pero también desde el económico y el di­plomático. Por de pronto se convertía en un potente señuelo para los bancos y finanzas euro­peas como suculento prestatario y fu­turo deudor. Por otra parte, al serle recortadas severamente su in­dustria y ganadería se hacía tam­bién de él un Estado excesiva­mente dependiente, y al mismo tiempo se le convertía en una colo­sal taberna, en un recoleto café cantante y en un paraíso semi bananero, barato y al alcance de la mano. Pero es que además, al ser un lugar donde abunda la bravuco­nería, donde siguen más o menos enterrados los rencores re­sultantes de una guerra civil, y donde lucen las excentricidades políticas entre absurdas e infantiles, harían de él para una Europa es­pectadora de excepción, un permanente y jocoso espectáculo so­ciológico de primera cate­goría.

4 Comentarios

  1. En unas palabras se sintetiza perfectamente España y por qué estamos los ciudadanos en la cola de toda la UE en cuanto a paro, derechos sociales, corrupción, judicatura con leyes del siglo pasado, bancos y eléctricas que impunemente nos machacan con subidas de tarifas astronómicas mientras los gobiernos miran para otro lado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.