Las intervenciones del periodista coprófago Eduardo Inda en el programa circense la Sexta Noche parece ser que están siendo de gran ayuda para animar a aquellas vacas miedosas a la hora de parir o que tienen dificultades con un ternero atravesado o de excesivo peso. El método, aseguran los ganaderos, es rápido y no falla nunca aunque la vaca sea sorda, “pues las sonrisas asquerosas y los enfermizos aspavientos del tertuliano suelen bastar para revolver el útero de la vaca en un santiamén”, aseguran.

Las asociaciones animalistas, sin embargo, rechazan esta práctica por la brutalidad que supone exponer a un animal indefenso ante otro con patillas e hiperactividad farmacodependiente. Los vómitos, las convulsiones y los berridos de las vacas son tan terribles que los propios ganaderos lloran desconsoladamente mientras reniegan de Dios, aunque reconocen la eficacia de esa singular técnica obstétrica. Los biólogos creen que los terneros alumbrados de esta manera no nacen sino que huyen, tal es su estupor.

Más en Rokambol

3 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.