“Esto no significa que el Partido Popular se haga de izquierdas, por el amor de Dios, sólo es para explorar otras estrategias electorales que nos puedan llevar finalmente al triunfo”, ha asegurado Casado a sus militantes.

El líder popular se encuentra ahora mismo estudiando algunos postulados marxistas-leninistas junto a su coach coreógrafo, que le asesorará sobre las posturas y los gestos que deberá adoptar ante los medios de comunicación.

Al parecer, la formidable sonrisa de Casado se tornará ahora más oblicua y escasa, encogerá los hombros un veinte por ciento más y abrirá completamente los ojos, como si fuera a decir algo verdadero. No prescindirá de corbata pero la llevará manchada de atún, y aunque vestirá pantalones con raya, comparecerá sin calzoncillos, pues la soltura de los genitales le ayudará a expresarse con más naturalidad.

El Partido Popular no excluye que durante esta nueva estrategia pueda también lanzar algunos guiños al centro, a la derecha, a los trotskistas, a los legionarios de Cristo, al fascismo o a los anarco-sindicalistas. “Dependerá de la risa que les dé a los votantes y de lo que digan las encuestas”, ha explicado Pablo Casado. “Solo quiero gobernar, porfa”, ha sollozado el joven majadero.

Más en Rokambol

1 COMENTARIO

Responder a Aurora Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.