Se trata, efectivamente, de una guerra de desgaste. Una tipología bélica que, aunque presumiblemente heroica, es de las más funestas que hay. Donde ni el vencedor ni el vencido salen airosos de la situación de conflicto. Donde los dos contendientes, o todos si hay más de un actor en juego, se ven igualmente derrotados.

Y ya es una desgracia observar los tiempos y acciones políticas en el formato de la guerra. Pero la dialéctica bélica la encontramos hasta en el fútbol. Vivimos en una sociedad absorbida por imaginarios militares perfectamente civilizados, y aun así nos encontramos distraídos de la verdadera batalla. Que no deja de ser más que nuestra mera supervivencia.

Esto es lo que está ocurriendo en los salones del desgobierno. El Partido Socialista ha decidido utilizar todo su capital acumulado para retozarse en él, mientras, por dilatación del tiempo, observa agonizar a su poco inteligente adversario. Y es que parece que vivimos en el día de la marmota, o peor aún, en la ingenuidad más pasmosa.

Pareciera como si Unidas Podemos se descolgara en modo puenting, mientras machaconamente nos dijera que el cable se encuentra en perfectas condiciones. Que va a repetir el salto mortal tantas veces como haga falta, aunque a todas luces el cable se vea cada vez más endeble.

No lo digo porque sea ilegítimo solicitar, en una negociación, la entrada en un Gobierno. Vamos a ver, esto no debería sorprender a nadie: Los partidos políticos se presentan para gobernar. Y depende de su habilidad política conseguirlo o no.

Sin embargo, me parece un poco vergonzante utilizar los mismos resortes discursivos y el mismo planteamiento que en aquel año en el que llorábamos anonadados por las esquinas. ¡Oh! ¡Sorpresa! El PSOE prefería a Ciudadanos. Y también nos sorprendíamos cuando se acusó a Unidas Podemos de ser responsable del adelanto electoral. Como parece que no se aprende, el PSOE ha utilizado la misma estrategia, adaptada a los tiempos actuales, porque ellos sí parecen saber -aunque de forma torticera, tergiversadora y ciertamente insultante-, reordenar su discurso. Por mucho ridículo que haga.

¿Por qué se le permite a este, y otros partidos, hacer y deshacer a su antojo? ¿Por qué se le permite al PSOE o al PP, o incluso a Ciudadanos, decir y desdecirse al tiempo?

Básicamente, porque la población conoce a esta especie de parásitos de la política. Sabe ya que van a defraudar. Sabe que lo más probable es que pasen olímpicamente de sus compromisos. De sus programas. De sus sentencias en momentos de épica caduca. Y votan, más allá de la tradición, para que no gane su ferviente enemigo. Es deicr, como ser del Real Madrid, y en un partido Barça VS Spartak de Moscú, ir con el segundo, solo para que no gane el ofensivo rival.

¿Por qué Unidas Podemos no se puede permitir tal cosa?

Porque, básicamente, se ha presentado en la sociedad como algo radicalmente distinto. Por lo tanto, cualquier falla va a ser enfrentada con muchísima más agresividad. Va a decepcionar a un nivel emocional que dudosamente va ser equiparable a la decepción generada por un partido que lleva en marcha desde el siglo XIX. Vamos, que no se tolera ni el más mínimo error. Y eso tendrían que saberlo los dirigentes de UP desde el minuto uno.

UP ha jugado mucho con el imaginario Disney. Es más, podría decirse que su dirección estatal muchas veces se ha pensado a sí misma en Disney.

¿Y qué entendemos aquí por un imaginario Disney?

Pues fundamentalmente la impresión que sigue: Si considero que tengo una razón justa, esta se impondrá, cual verdad, dando igual el contexto presente. Porque «somos los buenos» y la «bondad» siempre gana al «mal». Muy en la línea de la esperanza pseudomarxista que viene a decirnos que el capitalismo acabará hundiéndose por sus propias contradicciones, y hay gentes que consideran que tal es así, que podemos esperar sentados en el sillón de nuestras casas a que caiga algún día.

Fijémonos como es de absurdo, que el PSOE está haciendo todo lo posible por rematar a una UP que lo ha revivido. Y el bueno de PI, debía pensar que el PSOE le debía algo. De hecho, la impresión constante ha sido como si efectivamente UP estuviera interpelando al PSOE como un igual recíproco. Como si, por el mero hecho de haberse currado toda una serie de maravillas, supusiera que el PSOE le debe algo a UP. No es así, lo sentimos. El PSOE no funciona en la reciprocidad, funciona en la medición de fuerza. Funciona en formato pulso, sabiendo que su desgaste, de mano, va a ser menor que el de su rival.

¡¿Quién lo iba a decir?!

Pero no es solo que se haya dado gasolina al zombie, es que además, con esa bomba de oxígeno, se ha actuado un tanto a la desesperada. O eso parece por lo menos. Además, no existen las condiciones por las cuales «dé igual que Pedro Sánchez gobierne», porque no tiene ni contrapeso parlamentario, ni contrapeso social. O al menos no parecen levantarse hordas de gentes disgustadas porque, otra vez, no se derogarán las Leyes retrógradas existentes o aquellas claramente lesivas, como las dos Reformas Laborales. Seguimos levantándonos a voz en grito, más o menos, los mismos, las mismas, y la impresión social es que somos un pelín cansinos.

¡Con la que está cayendo!

Sin embargo, no existe una masa suficientemente poderosa como para dar en el cielo de la boca a las manipulaciones convenientes y electoralistas que provocan adelantos electorales interesados, en pos de una bajada de la participación -que obviamente afectaría, según sus cálculos, a su rival más directo: UP-.

Sí, amigos y amigas, lo que le interesa al famoso establishment es una ausencia de voto. Sobre todo de quien está hasta las mismísimas gónadas.

Gustan de verse superiores, observando nuestras rabietas: «Pues ya no voto», «Esto es una tomadura de pelo, me quedo en casa», «Va a votar su PM»… Y grandes frases para el recuerdo revolucionario.

Tampoco, obviamente, digo que votar sea revolucionario. Muy al contrario. No lo es. Pero no deja de ser un detalle ridículo que inclina balanzas. Entiendo, por otra parte, que si no existe una lucha medianamente organizada que coordine esfuerzos -hay ejemplos diversos en diferentes comunidades-, donde la ligazón calle-voto-estructura es bastante clara, no se avanza.

En Asturies por ejemplo, la FSA se muestra prácticamente invencible porque encuentra de alianza toda una tradición basada en la épica asociada a sí misma, y un componente sociológico clánico que favorece el reenganche generacional y la consolidación de la estructura. Solo en momentos muy concretos se han dado toques de atención -a esa misma FSA-, que la propia sociedad asturiana ha corregido en cuanto ha tenido oportunidad. Ni que decir tiene, que en el caso asturiano, parece que solo vota ese espectro demoscópico. Pues es de las comunidades con menos participación de todo el Estado. Otro caso evidente es el País Vasco, donde la sociedad vasca tiene muy claras sus prioridades. El bloque que representan PNV y Bildu, ha permitido reestructurar la propia acción política de su electorado -incluso en momentos de tensión y de conflicto-. De la misma manera, parece que ha ocurrido en Catalunya. Donde la sociedad ha asumido ciertas responsabilidades políticas, se esté o no de acuerdo con sus planteamientos u objetivos.

Lo que está claro, es que la coordinación de la acción en la calle, el voto, y la actuación y exigencia a los partidos políticos representados, es clave para recomponer la relación de fuerzas, hoy, claramente desbaratada en nuestra contra: La de Los Nadie.

Precisamente, no se da esa articulación social que sí se da de distinta manera en diferentes territorios, y por motivos igualmente distintos, porque UP se ha construido, fundamentalmente, desde la pantalla del televisor y una generosidad enorme de sus primeros simpatizantes, que armaron, junto a «cuadros» de partidos preexistentes -como Izquierda Anticapitalista o Compromisu por Asturies-, una organización política de enorme éxito… en sus comienzos.

Lo que no se ha manejado bien, porque la hipótesis de partida ya dificulta tal articulación, ha sido la transición entre una política de masas, vinculada y estructurada respecto a un líder mediático; y una política de las cosas, entretejida y constituida más a pie de calle, desde las afinidades igualmente preexistentes con vinculación directa con el territorio en cuestión.

De nada sirve tener cinco millones de votos, sino se tiene ni una cuarta parte de ese electorado movilizado y acompasado por su instrumento, el Partido. Si no, es al contrario, el Partido se sirve del electorado, y finaliza siendo el instrumento la masa electoral de turno.

Sea como fuere, no se ha cansado, Pablo Iglesias y compañía, de decir por activa y por pasiva que si Gobierno de Coalición, que si entrar en el Gobierno…. Como si no se hubiera aprendido nada de las negociaciones pasadas que terminaron con Pedro Sánchez intentando firmar un acuerdo fantasma con Rivera.

Con una bajada de 30 diputados y diputadas, lo sabio habría sido, mostrarse dispuestos a entrar en un gobierno de coalición. Pero no repetirlo cual mantra. Poner énfasis en los puntos programáticos. No aparecer como obstáculo, ni permitir un uso caprichoso de tal propuesta -la de entrar en gobierno-. Y sí trabajar por una línea de contención parlamentaria y social que forzase cambios en el sentido programático de UP. Lo que estamos viendo es casi llorar por un cacho de bocadillo en el patio del colegio.

Así, por la fuerza demoscópica del gigante que parece querer atiborrar UP con cada declaración o comparecencia -por muy honestos y razonados que sean sus argumentos-, no parece que este se vea muy proclive a avanzar acompasados. UP es una molestia, no un aliado de fiar para un PSOE que siempre ha estado en el punto de mira de los morados.

En el caso de esos argumentos posiblemente honestos y razonados de UP: La justificación puede ser perfectamente razonable; pero el objeto a justificar -la entrada en el Gobierno-, quizás no sea clave, y desde luego no habría de haber sido tan insistente. Y por tanto, por este entendido error garrafal, se está sufriendo un varapalo estratégico y táctico de dimensiones bíblicas.

Lo cierto es que:

1. El PSOE no parece tener muchas ganas de esforzarse para profundizar en justicia social, fiscal, medioambiental, etc. Tampoco es novedad. Y es sangrante que no lo vean igual sus militantes, simpatizantes y electores. Si por él fuera, hubiera evitado -en el caso de Sánchez- hablar de presiones del IBEX y de los poderes fácticos. Aunque era necesario para poder legitimarse como figura de la izquierda y como ser indómito.

2. El PSOE hace esfuerzos constantes -en el pasado y en el presente-, para bloquear a UP, aunque eso signifique retrocesos sociales. De la misma manera, no es secreto que UP sería más que feliz eclipsando al PSOE.

3. Existe mayor connivencia -manifiesta-, entre PSOE y las tres derechas, que con UP o cualquier entidad mínimamente transformadora. Porque los elementos fundamentales del Reino no son cuestionables. Es un Partido de Estado. De hecho, es el partido del Estado. Y esta dinámica macro del PSOE, no tiene por qué darse en espacios micro. Hay Agrupaciones Socialistas que le dan mil vueltas a muchos círculos podemitas.

4. Esto último, no significa que el PSOE necesariamente tenga que pactar -fundamentalmente por el contexto actual- con Ciudadanos, por ejemplo. Pues le basta la soledad, de hecho, es la realidad que quiere vivir. Un adelanto electoral, en este sentido, es beneficioso para el PSOE -aunque, al tiempo, una espada de Damocles-. Es beneficioso, incluso, pese a una posible bajada en participación, buscando de esa manera aumentar su distancia con los «rebeldes podemitas», brazo aliado en el Congreso del Soberanismo y el Republicanismo, y por tanto, puede pasar factura a ciertas relaciones que no vemos los ciudadanos y ciudadanas mortales.

5. Es beneficioso, seguimos, porque existe un grandonismo o fanfarronería infantiloide en ciertos sectores de población, que consideran que votar otra vez es una pérdida de tiempo. Desde luego es una falta de respeto. Pero no, señores, es una batalla más. Y puedo entender a aquellos que, en su abstención, fortalecen sus redes sociales, económicas, etc., para construir nuevas realidades que superen la actual. Ok. Aunque no deberían repudiar a los sectores de población que votan, pues pueden convertirse en aliados, sin necesidad de que exista obligación de voto de los primeros. Pero lo que no soporto es a los abstencionistas progres y moralmente superiores, que no se dan cuenta de que no votar es un gol del contrario, siempre. El establishment sabe perfectamente cuáles son los resortes, los mecanismos y las acciones a realizar. Lo tiene estudiado. Sabe que está en guerras ausentes de balas. Pero la práctica de nuestros poderosos está en esa dinámica, y nosotros vivimos, lamentablemente, en los mundos de Yupi viéndolas venir.

3 COMENTARIOS

  1. Ya estamos hasta los c….es……de gentes que nos digan lo mal que lo hace PODEMOS……..que hartura de prensa comprada…para manipular a la opinión pública……sé honesto Doctor en Historia…..y diga de una vez la p… verdad. Creo que no será usted tan tonto?…..o cree que los tonto somos los demás.

  2. ¡Manda truco! Con lo sencillo que es arreglar este entuerto de la investidura, y Podemos dándole tantas vueltas a la cosa. Lo que tiene que hacer Pablo, no es pedir una “vicepresidencia”, sino pedirla pero para este adalid, Pablo M. Testa, que tiene una visión tan clara de cuales son los errores que esta cometiendo Iglesias. Y como dice Qk, estamos hasta los co… de que nos digan lo fácil que es todo y que no lo saben poner en practica, le recomendaría a Testa, que dejara de publicar artículos (por bien que se los paguen) y que se pase a la política activa haber si el nos arregla esto.

  3. Está claro que Sánchez no quiere a nadie de Unidas Podemos y no sabe qué excusas poner para que Iglesias no las acepte; ahora sale con el 155 como el PP, pero Iglesias le ha demostrado su lealtad con Cataluña y le está dejando a Pedro descolocado; a mi juicio, tiene preparada la jugada de que con la investidura fallida, suponiendo que se repitan las elecciones echar la culpa a Iglesias. No creo que la gente se crea las encuestas manipuladas porque supongo que la izquierda en supuestas elecciones no recompensará a Sánchez para que pacte con la veleta y se cachondee de los votantes. A ver si lo que le va a pasar a Sánchez es que tiene envidia de Iglesias porque es más listo que él, se ve inferior y en vez de superarse para igualarse a Iglesias prefiere tenerle cuanto más lejos mejor; eso sería miserable en cualquier persona y más en un presidente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.