En España, la mayoría de las iglesias permanecerán abiertas hasta las doce de la noche para recibir a todos aquellos traidores que no sobrepasen el metro y sesenta centímetros de estatura y necesiten encontrar complicidad y cariño para sus fechorías. Los obispos, sin embargo, ya han aclarado que no desamparan en absoluto al resto de desleales y bellacos que lleguen al 1,70 o incluso al 1,80, aunque precisamente hoy no sean recordados, y les aseguran que también los tienen presentes en sus plegarias, negocios y pensamientos más picantes.

Por su parte, Vox ha establecido más de cinco mil puntos de atención por toda España para que cualquier traidor bajito pueda acercarse a recibir ánimo, apoyo y comprensión, además de un vino de honor y una tapa de anchoa.

El Partido Popular y Ciudadanos rechazan tajantemente que se discrimine al traidor por su estatura y piden un Día internacional del Traidor, sin que importe el tamaño, peso e inclinación sexual del desalmado. La postura del PSOE ante este tipo de efemérides ha sido tajante. “Respeto sí, admiración no”, han proclamado desde Génova. 

“Cuanto más bajito es el traidor más alargada es su sombra” han dicho los historiadores en referencia a la situación política actual en España.

*Más en Rokambol News

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.