El Vaticano acaba de lanzar un mensaje de esperanza a todos los batracios y les ha ofrecido el apoyo absoluto de la Iglesia para que puedan abandonar su condición de anfibios y elegir una de las dos opciones lógicas que la naturaleza les brinda. “Terrestres o acuáticos, pero no hagamos cochinadas con nuestro cuerpo”, ha dicho el Pontífice.

Las declaraciones de Roma han causado una verdadera conmoción en el Instituto Británico de Zoología, donde se tenía la absoluta certeza de que la propiedad anfibia era innata en los batracios, y ni siquiera sospechaban que pudiera adquirirse como un vicio a lo largo de su vida. “No sabemos como decírselo a la salamandra”, han confesado los biólogos.

“Ser anfibio es un vicio, de la misma manera que lo son los rayos gamma, la democracia pura, el jazz y que los niños miren con lujuria a los sacerdotes apuestos”, ha puntualizado Francisco.

Los buzos tonsurados de la Conferencia Episcopal Española podrían comenzar a sumergirse esta misma semana en más de un millar de charcas, estanques, y riachuelos del territorio español para materializar su apoyo moral a todos los animales indecisos. “Nos gustaría que para antes del próximo verano todos los batracios de España tuvieran clara su naturaleza, pues el calor y la escasez de ropa no ayudan a la reflexión”, han declarado los obispos.

*Más en Rokambol News

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.