Acabo de ver en la 2 de TVE el documental “Experimento Stuka” sobre el bombardeo llevado a cabo por la Legión Cóndor contra cuatro pueblos de Castellón en 1938. Murieron 38 personas y hubo mucha destrucción.

El franquismo divulgó la falsedad de que los aviones eran republicanos. Y que a nadie se le ocurriera decir lo contrario. En cambio, Jiménez Losantos, en Libertad Digital gracias a la libertad de verdad incluso para personas como él, puede seguir sosteniendo la misma versión que impuso Franco sin que nadie le acuse de nada.

Después, durante la monarquía, aún vigente, los dos partidos gobernantes, PSOE y PP, instalaron la desmemoria como fórmula rentable de coexistencia, se supone que para que el poder que compartían no se desestabilizara con los trapos sucios de tanta sangre antigua que a muchos políticos de ambos partidos mancharía. Ahí siguen las cunetas, y lo que no son cunetas, como los secretos oficiales guardados bajo siete llaves.

Y hoy, 81 años después, el relator del documental, o mejor narrador para no molestar a los susceptibles más peligrosos, nos cuenta que, por fin, gracias a que se ha demostrado que fueron los alemanes, se han conseguido reconciliar los habitantes de los pueblos bombardeados. Ni republicanos ni franquistas. Incluso se saca una orden escrita por Franco contra el bombardeo de núcleos urbanos. Lo que nos faltaba. Como si Franco no firmara una cosa porque convenía pero ordenara otra en voz baja, precisamente la de ejecutar crímenes contra la humanidad.

Deduzco que, tras 40 años de silencio a la fuerza y otros 40 de olvido cómplice, nos esperan ahora 40 más en los que se buscarán culpables no españoles hasta para el golpe de estado del 18 de julio de 1936. Es probable que dentro de 200 años los libros digan que Franco fue un portugués que intentó conquistar España. Si hoy se insinúa que los alemanes habrían bombardeado igualmente una España sin el gallego golpista en guerra declarada contra la democracia republicana y, como es lógico, mañana se habrán instalado toda clase de mentiras.

Siempre dispuestos a proporcionar soluciones realistas, pido que se forme una coalición entre PSOE y PP para exigir a Merkel que repare los daños ocasionados en España por los nazis de su pasado y, de paso, que nos pague también la factura de la División Azul. Si no lo hacen, comenzaré a divulgar que los de Sánchez y los de Casado son mucho más franquistas de lo que lo disimulan.

7 COMENTARIOS

  1. El tal Jiménez un fascista, lenguaraz, cojitranco, desnortado y milenario no merece observación alguna el día que muera morirá y bien muerto estará y no molestara más .

    Lo malo viene al final porque los Sánchez, Casado y Rivera ocupan (o pretenden) lugar estelar en el triste panorama político y moral nacional, entre los tres no suman un gramo de dignidad, honradez o decencia. Ni en títulos o saberes. Son los hijos o tal vez lo nietos no evolucionados de los asesinos de ayer convertidos en sencillos delincuentes porque no matan solo mienten, engañan y persisten en su empeño destructor de la (por otra parte) escasa resistencia de los ciudadanos ante tanta miseria y tanto miserable.

    Sujetos u objetos que no siendo ya humanos(si alguna vez lo fueron) siguen consumiendo la paciencia nacional que parece inagotable. Descarnados sin nada en su cerebro que no sea su ambición y tan desalmados que no les queda nada en su deshumanización local, regional, provincial y nacional. Basura descontrolada y contaminante dirigida ignorantes y maleantes.

  2. Mis padres sufrieron los bombardeos de Barcelona. Mi madre sobrevivió por casualidad, ya que una bomba se incrustó en la azotea de su casa, sin estallar. Alemanes e italianos ensayaron en España lo que después se denominaría ‘guerra total’, es decir, el uso de la población civil como objetivo bélico, que se generalizó en la 2ª Guerra Mundial tras los ensayos en España.

    • En casa de mis abuelos que vivían en Barcelona, durante la guerra civil, también cayó una bomba lanzada por la Aviación italiana, de la que conservamos una parte.
      En el caso de estos bombarderos italianos, como en el caso de los Stuka alemanes del asunto, varias fuentes «históricas» y periodístcas afirman qué Franco no sabía nada … pero … no todas las fuentes son fiables, en ninguno de los dos casos!
      Referent a los Junkers 87 Stuka, he consultado fuentes extranjeras y, a mi entender, afirmaría qué eran bombardeos consentidos (=autorizados secretamente) por el bando franquista a cambio de otros privilegios.
      Realmente eran ensayos de los ejércitos del aire nazistas y fascistas, en preparación de la 2ª Guerra Mundial.

  3. El telediario de TV3 acaba de informar de unas investigaciones que han demostrado el papel jugado por un tal Hans Hellermann, enviado en los años 30 por Hitler a Catalunya para organizar actividades contra la República. Ya en 2008 el Diario de Mallorca se hizo eco de otra investigación que también hacía referencia a esta operación nazi en España.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.