Aunque a veces a quienes tenemos ya una edad nos parece que exageran las feministas, sobre todo las españolas, lo cierto es que tiene la mujer razón para estar harta. Todo cuanto se dice, se cuenta y se piensa en el mundo y especialmente en sociedades humanísticamente retrasadas, de una u otra religión o filosofía, está manufacturado por el hombre. Por el hombre zoológico. Por el macho. Si bien puede considerarse que con el rebozado de partes de sensibilidad femenina, naturalmente. Pero en todo caso si la sociedad humana hubiese estado en manos de la mujer, empezamos por que dudo mucho que la mayoría de las guerras no se hubiesen evitado pues ella lo hubiese solucionado todo con una sumamente complicada diplomacia… La mujer no tiene tan exacerbado el gen de la violencia como el hombre. La hembra, mucho más que a asestar una puñalada a su enemigo, está inclinada a dar todos los rodeos que sean necesarios para neutralizarle o destruirle sin violencia física.

Es cierto, lo sabemos. Desde Hipatia de Alejandría, numerosas féminas en la historia de todo: del pensamiento, del arte, de la política, de la ciencia… han brillado por encima del hombre. Pero se da la circunstancia de que eso es irrelevante a los efectos que aquí quiero destacar. Pues quien ha juzgado a la postre el nivel, la pertinencia, la idoneidad, la calidad, la certidumbre, la utilidad y la grandeza del pensamiento o acción de una mujer preclara, ha sido el género masculino. Y la inmensa mayoría de las veces en la historia, sin haber pedido el parecer del femenino. Yo creo que la mujer hubiera podido alterar el orden de prelación si hubiese querido: hubiera bastado instruir a su descendencia sobre los valores de su sexo, aunque fuera a escondidas. Pero a veces sospecho que no le ha interesado. A fin de cuentas ha influido, influye e influirá siempre en el hombre. Pero una cosa es influir y otra decidir. Y como yo personalmente prefiero influir que gobernar, sugerir que dictaminar, no contraer compromiso que comprometerme, siempre he sospechado a través de esta mi íntima disposición que bien pudiera haber sido ésta la actitud voluntaria del género femenino a lo largo del tiempo. Desde luego, mucho más cómodo.

Sea como fuere, el caso es que la mujer ha estado hasta ayer, en unas sociedades menos y en otras más, como las islámicas y la española, subordinada cuando no sometida. Sometida, al menos al dictamen y criterio de “los hombres”. Todo cuanto está dicho y sellado a lo largo de la historia de la humanidad es, aparte de ser el resultado de lo consensuado por minorías, el fruto de la decisión del macho. Sea en la materia que sea. Desde la manera de criar a un hijo hasta el modo de organizar la sociedad está acordado por el médico y la Medicina, en el primer caso, y por el pensamiento filosófico y social, en el segundo, del hombre. Así es que creo que el patriarcado de milenios debe cesar, y entregarle él mismo, voluntariamente, el gobierno y las decisiones a la mujer. A ella le será más fácil escuchar el parecer del hombre que al revés. De momento, y como ya he dicho, nos libraríamos de las guerras y resolvería la sociedad humana con mucho más pragmatismo, pero un pragmatismo para todos, los graves problemas de la existencia y los rídiculos problemas sociales generados constantemente por el macho.

Creo, en fin, llegada la hora de la mujer. La sociedad debiera confiarle a ella la responsabilidad que, para bien pero también para mucho mal, hasta ahora se ha arrogado el hombre. Sería una experiencia más que interesante imprescindible, para alcanzar el conocimiento holístico de la vida. Sería como conocer la luna en su totalidad viendo a las claras su otra cara… Sobre todo porque tal como van las cosas, no parece que quede mucho tiempo al planeta para vivir en él como se ha vivido hasta ahora, en buena medida, o en toda, por culpa de la necedad… del macho.

7 COMENTARIOS

  1. Gracias Jaime, por ser defensor de nuestra causa, por ser hombre sensible y respetuoso, en el mundo en que vivimos necesitamos gentes con tu visión. Un abrazo.

  2. Buenas , yo siempre he pensado lo mismo , que diferente seria el mundo si las mujeres hubiesen gobernado, no habria habido tantas guerras ni tanta hambre,

  3. ¿Donde están nuestras raíces Celtas?
    Creo qué las culturas Celtas estaban organizadas de forma igualitaria (hombre>=<mujer)

    Estoy interesada en averiguar más sobre este tema.
    En la península Ibérica se establecieron y vivieron muchas tribus Celtas, en relación con los Íberos, hasta el dominio de los Romanos. Como de costumbre, la historia está escrita por los «vencedores», así que los escritos y las informaciones procedentes de los Romanos no son demasiado fidedignos.

    A primera vista, parece qué muy poco nos queda de la cultura de nuestros antepasados celtas, pero, a pesar de la super-influencia de la religión monoteista aportada e implantada por Roma, el legado cultural de los Celtas permanece en el orígen de muchas de nuestras fiestas, como los solsticios, equinoccios y otras también disfrazadas con nombres de santos.

    ¿Es posible qué las zonas de alta implantación y larga pervivencia de pueblos Celtas, sean actualmente menos machistas?

  4. Desde luego en Galicia hay de todo. En todas partes hay de todo. Afortunadamente las sociedades de todas partes son un meelting pot, un hervidero de variedades. Pero hablamos de predominancia… Y seguramente en Galicia la larga pervivencia de pueblos celtas ha hecho más equilibrado el asunto. Es más, según zonas, el predominio del matriarcado sobre su contrario es manifiesto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.