La Humanidad debe destruir cuanto antes al capitalismo, a los capitalistas y al sistema neoliberal entero, si la Humanidad no quiere su­cumbir con la aceleración de algunos asteroides.

A nada conducen esos llamamientos a la cordura desde las tri­bunas políti­cas, desde las tribunas académicas, desde las tribu­nas intelec­tuales, desde las tribunas de cualquier país por sepa­rado o de to­dos los países del globo. De nada sirve exhalar de­seos de justicia, de mode­ración, de desaceleración de la eco­nomía y de desaceleración de la sociedad de consumo… Hay que actuar y actuar con determinación pero también con racioci­nio; con el poco raciocinio que nos queda después de haber co­rrompido la mayor parte del cerebelo el propio sistema.

Ya no hay tiempo para la recupera­ción del orden natural. Ya no hay tiempo para rectificar. Ya no hay tiempo para el futuro. Hemos llegado ya al futuro. Estamos en el futuro y no hay mar­cha atrás. El planeta está moribundo. Y si nosotros, la Humani­dad, no lo está ya de manera visible e irremisible es porque, como hay en­fermeros carroñeros que reaccionan parsimoniosa­mente cuando hace un buen rato tienen a su vista al enfermo muerto porque dis­frutan contemplando a los muertos, los hace­dores de este final de los tiempos, que son todos cuantos están al frente de las na­ciones y de su economía, deliran de placer como es­pectadores de excepción ante el magno espectáculo del fin de la Historia…

6 COMENTARIOS

  1. Solamente quería decir que conozco a una persona, por nombrarla como algo, empresario del aire acondicionado, que quiere que el planeta se caliente cuanto más mejor para vender más aparatos y hacerse más rico de lo que es. El capitalismo crea psicópatas. Pues así piensan todos los capitalistas, cada uno con su negocio: con y por el mal.

  2. Jolines…pensé que era artículo de rockambol, pero lo dices en serio. De todos modo no he podido evitar reírme un rato. Y dime ¿cómo acabamos con el capitalismo?

    • Respuesta: Viendo la foto que te representa, no es de extrañar que hagas esa pregunta de ¿cómo acabamos con el capitalismo? Se te ve muy satisfecho con el, lo cual significa que perteneces al bando contrario de los que pensamos que el capitalismo, como sistema de producción, y la burguesía como clase dirigente, ya cumplió y consumió su razón de ser en la historia y debe ser apartado en lo político-económico- e ideológico. Debe ser anulada como clases social diferenciada de la clase trabajadora, para formar parte de una sola clase social. A esta si podremos llamar de CIUDADANOS. Todos iguales en deberes y derechos. Los burguesitos con la barriga llena y disfrutando sus estatus diferenciado y privilegiado, cuando les hablas de clases sociales y de justicia social, y de crear una sociedad sin clases sociales, es como si les hablasen en chino. Se aferran a sus privilegios porque creen que son bendecidos por dios, como que es algo connatural creado por dios, su dios. Claro, está. Disfrutar de vuestros privilegios, que no van a durar mucho.

  3. Gustavo, es evidente que, como a menudo no está en nuestras manos hacer otra cosa, unas veces nos lamentarnos, otras maldecimos y otras, como en este caso, señalamos una urgencia para la sociedad mundial. El cómo llevar a cabo una gesta de esa envergadura no es de nuestra incumbencia. Eso corre de cuenta de quienes merodean por el poder o por los cuarteles…

  4. Lo que es más para reír es hacer a todas horas llamamientos desde esas tribunas, como el que clama en el desierto. Lo que es para desternillarse es pedir justicia a no se sabe quién, decir que tenemos que ser “menos” consumistas, usar sólo el transporte público, no ver la televisión, no votar y cosas por el estilo, mientras los dueños del planeta hacen su agosto y lo mandan al carajo…
    Algunos, a veces, se pasan de listo…

    • A los propietarios del $ist€ma se les repampimfla lo que pueda ocurrir con el Planeta. Mientras están en el convento se cagan dentro y después que se las apañen los que queden.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí