El local, que funcionaba como una agencia de modelos y actores, se había especializado en alquiler de extras de imagen para aquellos partidos de derechas que pretendían dar un aire de modernidad y tolerancia a los votantes y que por sí mismos no conseguían incorporar en sus filas a ninguna persona con esas características.

Los negros, no demasiado africanos y con narices pequeñas, eran los modelos más solicitados, aunque también proporcionaban homosexuales, rubias despampanantes, ecologistas atractivos, forzudos con aspecto bonachón, intelectuales con barba de rabino, deportistas altos, boinas verdes y astronautas.

Durante el registro policial se descubrió una habitación donde se hacinaban una docena de negros acabados de duchar, afeitados y vestidos con trajes de ochocientos euros, todos ellos listos para ser enviados a los diferentes partidos. En el sótano, cerca de un centenar de personas guapas, de ambos sexos y con síntomas de desnutrición, se abrazaron a los agentes para agradecer su liberación. 

La Policía cree que Pedro Sánchez podría haber sido alquilado desde  esa agencia, no solo por su belleza y forma física sino por su talante artificial, frío, falso y carente de ideales.

Más en Rokambol News

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.