La ministra Carmen Calvo ya ha dicho que se tratarán los restos del pequeño genocida con la consideración y delicadeza que requiere un cadáver, “de la misma manera en que el PSOE siempre ha respetado que la gente ponga flores libremente en las cunetas de los asesinados”, según sus palabras.

Entre las exigencias que el Gobierno ha aceptado, y que más han llamado la atención de los cómicos, destacan las cuatro siguientes:

– El coche fúnebre que traslade los restos de Franco será una ambulancia pintada de negro riguroso. “Que el general no se mueva no quiere decir nada”, ha puntualizado el propio líder de Vox, Santiago Abascal.

– Deberá estar medicalizada y contará con desfibrilador estereofónico, oxígeno bueno, tiritas pequeñas de color carne, capellán castrense heterosexual, mayordomo somelier, dos médicos mayores de cada especialidad, incluyendo Obstetricia, Anestesiólogía y Reanimación, Medicina del Deporte y Proctología, una sección de la brigada móvil del Ejército de Tierra, Javier Ortega Smith, una compañía de gaiteros, también heterosexuales, parachoques cromados y llantas de aleación.

– También los asistentes a la exhumación deberán andar hacia atrás cuando abandonen el recinto, es decir, “ofreciendo siempre los genitales a la cripta, nunca las nalgas”.

– Vox agradece que el Gobierno haya empleado 40.000 euros de dinero público para adecentar la cripta del cementerio del Pardo, también propiedad del Estado, pero echa en falta un poco más de oro, ébano, bidé y mueble bar.

Más en Rokambol News

3 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.