Uno de los guionistas del programa de televisión El Hormiguero, que produce y presenta Pablo Motos para Antena 3, fue despedido ayer por “mostrar alarmantes signos de tristeza”, según cuenta el mismo presentador. 

El guionista recibió ayer la carta de despido por medio de una banda de cincuenta y seis majorettes que irrumpieron en la sala de redacción del programa para entregarle la carta de despido al mismo tiempo que una explosión controlada voló el techo de la estancia elevándolo hasta una altura de cincuenta y siete metros, y a través del cual se descolgó el responsable de Recursos humanos desde una réplica exacta del zeppelin K-74, un dirigible de guerra destruido por un submarino alemán en 1943. El dirigible, pilotado por el propio Pablo Motos, fue estrellado luego contra el automóvil del guionista veintisiete segundos después de que el fabuloso presentador fuera eyectado hasta un vórtice espacio-temporal patrocinado por Marina D’or.

“El Hormiguero no es sólo un programa dinámico, alegre y ágil sino un estilo de vida, y eso lo aplicamos en todas y cada una de las cosas que hacemos”, dijo el presentador para explicar lo sucedido con el guionista, y acto seguido se dejó desgarrar la camisa por un leopardo de setecientos kilos mientras enviaba un sms a Will Smith contándole su operación de apendicitis.

El empleado despedido reconoce que durante los últimos meses dejó de convulsionar y soltar carcajadas mientras escribía pero que estuvo moviendo los pies muy rápido y haciendo muecas divertidas hasta que finalmente el cansancio y el stress le vencieron.

El resto de los guionistas del equipo, que escriben dentro de una conga de Jalisco permanente, han pedido a Pablo Motos que reduzca la velocidad de la conga o, al menos, el nivel de exasperación.

Más en Rokambol News

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.