Con la reproducción de las reflexiones de este policía sensato no vamos a contrarrestar las absurdas excusas de unos para justificar la injustificable actuación de algunos dementes con uniforme, ni la nociva equidistancia de otros, ni tampoco el odio estruendoso y generalizado con el que tantos y tantos ‘españoles’ se dirigen a esos mismos catalanes a los que quieren retener a toda costa, incluso por la fuerza. Pero sí es una forma de no perder por completo el respeto al género humano.


𝙴𝚗𝚛𝚒𝚌 𝙲𝚊𝚗𝚝í𝚗 @enriccantin

Este video no me lo puedo quitar de la cabeza @policia. No hay tumulto. Los agentes no están equipados, no hay una línea preparada. Algunos ni siquiera llevan gorra. Parece un grupo improvisado, no agentes de la autoridad. Empujan a una niña. Golpean repetidamente a un chico que les pide calma constantemente con el gesto. Se van caminando. No hay provocación. Los agentes los golpean repetidamente y los siguen a un paso tranquilo. No es una carga reactiva. ¿Qué tipo de deontología profesional justifica esta actuación? ¿Cuál es el protocolo?

¿Qué lleva a agentes preparados a una actuación tan vergonzante? Tan envenenada. Tan deshonrosa. Tan indecente. ¿No tienen hijas? ¿No tienen hermanos? ¿No hay un responsable que por autoridad o sentido común indique lo impropio de esa actuación incluso, o sobre todo, en caliente?

Soy compañero vuestro y sé de qué hablo. Sé lo que se ve, se escucha y se recibe en una línea. Sé cómo os sentís ahí porque yo he sentido lo mismo. Pero esto no tiene nada que ver con la función policial. Es una deshonra y una vergüenza que os dejéis interferir por directivas políticas que sólo sirven a sus intereses. Nosotros somos los garantes del orden y de la libertad. Por eso el estado nos otorga el monopolio de la violencia: para utilizarla como último recurso en la protección de esa libertad. Protegemos el orden público. No lo alteramos.

Hace 10 años que estoy en Twitter. Nunca he explicado en abierto que soy policía. Pero las actuaciones de mis compañeros de CNP y GC desde el 1 de octubre, me hacen sentir una terrible pena y vergüenza. En lo profesional y personal.

Recapacitemos. Somos personas al servicio de personas. Debemos denunciar lo que es profesionalmente impúdico, inmoral, deshonesto, indecente. Es nuestra obligación como individuos. Es nuestro deber como profesionales.


Puedes visitar el hilo original pulsando en el siguiente enlace: (pulsa aquí)

1 COMENTARIO

  1. Es una vergüenza! Lo que pasa es que si los chavales están en masa quemando contenedores, los agentes no se molestan en distinguir a los que van por la zona en plan pacífico, por lo cual la emprenden a golpes también con ellos pagando justos por pecadores pero lo que nos ponen en la televisión es la información interesada de que los agentes son las víctimas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.