No, no es un juego de palabras con el color político que se les supone a los desesperados del pacto del abrazo.

Y no, tampoco tiene nada que ver con que el Ibex 35 haya perdido casi tres puntos desde la hora del acuerdo firmado para pedir perdón al electorado por el 10N, mientras CAC 40 y DAX 30 se mantienen, y la de Milán incluso sube.

España cotiza en rojo porque a los únicos cinco inversores que presumen de estar dispuestos a arriesgar sus recursos no les ha dado la gana ponerse de acuerdo en el valor de lo que tienen entre manos.

No les da la gana aunque el lunes día 11 hayan visto salir huyendo a uno de los inversores mas presumidos.

Y no les ha dado la gana, sobre todo,  porque no están dispuestos a deshacerse de un pasivo que, si lo liquidaran, podrían evitar la salida de unos accionistas mucho más importantes, que vienen advirtiendo hace tiempo que quieren retirarse de este mercado, y solicitan la firma de un contrato.

Como no tenemos tiempo para juegos ni adivinanzas es mejor reconocer que usted ya sabe que el accionista que quiere vender se llama Catalunya y el pasivo que no quieren saldar los cinco socios cobardes se llama Monarquía.

Artículo anteriorLa solución no está en la política
Artículo siguienteNosotros, los ingenuos
Domingo Sanz
Nacido 1951, Madrid. Casado. Dos hijos y dos nietos. Cursando el antiguo Preu, asesinato de Enrique Ruano y la canción de Maria del Mar Bonet. Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973 y de la mili en 1975. Director comercial empresa privada industrial de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. De 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. De 1996 hasta 2016, gerente empresa propia de informática educativa: pipoclub.com Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015, con unos 170 artículos publicados, sin ningún compromiso, en diversos medios.

2 COMENTARIOS

  1. Desearía tener tu lucidez, facilidad de palabra y capacidad para expresar con simplicidad, algunas situaciones. Pero también me gustaría que indiques que en el denominado «mercado de valores» todos somos libres de comprar y vender lo que nos interese. ¿Por qué no legislar una bolsa para que Catalunya se sienta a gusto en ella? Supongo que hay poderes que añoran al Rey Sol

    • Así es Penserio. Supongo que te he entendido cuando pienso que coincidimos en que, entre los mercaderes, son más peligrosos los «valores» que guían su comportamiento que el «mercado» en sí mismo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.