Los conservadores españoles (conservadores, para ceñirnos a la nomenclatura cultiparlante), es decir, los franquistas disfrazados, nada más promulgarse la Constitución y crearse los partidos políticos se concentraron en un partido llamado Alianza popular, luego convertido en Partido Popular (el menos popular de los partidos). Pero también cerraron filas en la Justicia en la que fueron depurados quienes no lo eran (Garzón, Elpidio…). Pero también en todas las instituciones (policía y ejército incluidos). Todos bajo el abrigo de una Constitución que ellos mismos habían confeccionado o cocinado (ningún representante del pueblo estuvo presente en su redacción). En tales condiciones era, pues, casi imposible que la Transición siguiese un curso diferente. Sobre todo, después de haber reforzado la monarquía aquel simulacro de golpe de Estado del que, como en el teatro del siglo XVI el Deus ex machina salvaba las situaciones más inverosímiles, fue precisamente el monarca su propio valedor y salvador. Bonita argucia preparada por tantos y tan avispados maestros de la picaresca como ha dado siempre este país …

Mientras tanto nosotros, los ingenuos, que éramos todos los demás, pensamos que bien, que no podíamos entonces pedir a los franquistas disfrazados un cambio radical en su actitud y una elevación de miras. Que antes, a medida que fuese pasando el tiempo, harían una toma de conciencia. Y después llegarían a la sabía conclusión de que, habida cuenta las condiciones extraordinarias en que se había redactado sería aconsejable abrogar el Texto constitucional o al menos afrontar una reforma profunda para la creación de un Estado nuevo. De momento sin tocar el referéndum monarquía/república que siempre estaría esperando la oportunidad para homologarse a las naciones europeas. No debería presentar demasiado problema el afán pues, a fin de cuentas, parte del propio partido conservador, pese a haberla elaborado, se abstuvo y parte votó no al presentarse a aprobación la Constitución (contradicción que, pasado el tiempo, se revela como estratagema, como una cortina de humo para disimular y no despertar desconfianza en nosotros, los ingenuos).

Pero el Régimen de cuarenta años, por si no había sido suficiente el lavado de cerebro que experimenta quien ha ganado una guerra, sobre todo una guerra civil, había terminado tallando la mayoría de los espíritus más renuentes o más libres. Y así ellos mismos, los ganadores o sus descendientes, serían los que se pondrían al frente de aquella nueva singladura. Sin el capitán del barco, pero sobradamente adoctrinados. Y así han seguido los cuarenta años subsiguientes hasta hoy. No importa que no estuvieran al frente del poder político en los periodos en los que sus obsecuentes oponentes lo ostentaron. Con sus sucesivas mayorías en el Senado, con las Diputaciones, con el Tribunal Constitucional y hasta en lo más crítico, el conflicto catalán, con el Tribunal Supremo… han tenido suficiente para manejar los hilos de los títeres. Y así hemos ido tirando a trancas y barrancas hasta desembocar en la confirmación de que vivimos en una blanda dictadura, o no tan blanda para esos siete gobernantes catalanes encarcelados virtualmente de por vida… por un palmo más de tierra, como dice el poeta Espronceda.

Pues bien, por si fuese poco el peso específico de los franquistas disfrazados, casi la mitad de ellos se han quitado la máscara y han irrumpido en la escena política para, con los que siguen con ella, disponerse en esta misma o en la siguiente legislatura a asaltar sin disimulo y sin mayor estorbo el poder ejecutivo, y restaurar el franquismo después de haber restaurado tramposamente la monarquía.

Así es cómo se gestó y así es cómo se ha ido desarrollando esto que, con un sentido del humor, viene llamándose democracia inorgánica. Y así es cómo, poco a poco, las esperanzas de nosotros, los ingenuos, se van desvaneciendo.

7 COMENTARIOS

  1. Discrepo algo de tu magnífico análisis, pero se te olvida que :seguimos casi igual. España es una (si hubiera otra muchos nos habríamos ido) (España es grande, cuenta todos los turistas que aquí caben) y por último, aunque a veces mal puedo seguir poniendo en mi papeleta 1-X-2 aunque hasta ahora no acierte. Y al final los padres de la patria y sus gefifaltes están encantados con este sistema.

  2. Suelo responder a tus observaciones y comentarios de forma inconexa y falta de coherencia con los mismos. Pero aceptarme que esto también es libertad de expresión. Aunque sea algo absurda y fuera de contexto

  3. Penserio, no te preocupes, también entiendo el lenguaje inconexo. Estamos todos inmersos en el absurdo. Desde hace mucho el error está en aferrarnos algunos a la lógica formal. Lo único que conseguimos es exasperarnos más. Lo que se lleva es el pensamiento inconexo, y el tuyo resulta muy bonito…

  4. Y de hecho «Una grande y libre» es un lema franquista; forma parte de la simbología franquista, y la mentalidad franquista. Y como toda simbologia franquista deberá estar prohibida. La Constitución reconoce la autónomoía de las regiones y autonomías.
    El Artículo 2 de la Constitución Española de 1.978
    La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.
    Los partidos que se autodenominan Constitucionalistas (PPSOE,Ciudadanos, VOX) son los que menos respetan y cumplen la Constitución: ni el derecho a las nacionalidades, ni a la vivienda, ni a la salud, ni ala trabajo digno. Sino que hacen negocio con ello a costa de los españoles.

  5. La manida frase, que supuestamente, dijo el sanguinario dictador «lo dejo todo atado y bien atado» se hace real, en como se ha desarrollado el pos (no tan “pos” en realidad) franquismo en este tramo que denominaron la transición ¿Transición a donde?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.