La reciente sentencia de los ERE en Andalucía supone la culminación judicial (al menos hasta su recurso al Tribunal Supremo) de un caso más de corrupción en España. Ahora bien, podríamos añadir: Caso Gürtel, Caso 3 per cent, Caso Filesa, Caso Rumasa, el PP en Valencia, las tarjetas black y muchos más. Así pues, cabe preguntarse ¿qué sucede en este país en el que la clase política se corrompe con tanta facilidad? Sí, definitivamente aquí también Spain is different, tal y como lo atestigua el Índice de Percepción de la Corrupción 2018, en que el país peninsular ocupa el vigésimo puesto de los 28 Estados de la Unión Europea; algo que lo sitúa a la cola de los países de su entorno.

Entonces, ¿qué puede propiciar estos altos niveles de corrupción? Primeramente, puede destacarse esa picaresca que tanto predomina en España. Quizá el máximo exponente de esta corriente sea El Lazarillo de Tormes, pero todas las novelas de este estilo son protagonizadas por personas que engañan, estafan, hacen trampas… todo para mejorar su condición social. La política española está copada de pícaros, aunque tampoco había que pensar que esto no podía pasar. Por esa razón, el diseño institucional de un país no tiene que esperar que haya gente buena para gobernar, sino que debe estar preparado para que, en el caso de que lleguen malas personas, sean obligadas a hacerlo bien.

En este sentido, España tiene un diseño institucional verdaderamente deficiente, sumado al predominio de una doctrina que generalmente apuesta por resolver cualquier conflicto mediante el endurecimiento penal. Esto puede ser un problema porque el efecto disuasorio de las penas más altas es limitado. Cesare Beccaria afirmó que lo que realmente evitaba los delitos era que las penas se consideraran infalibles, asociando así un delito con su correspondiente condena. Asimismo, el filósofo italiano sostenía que las personas comprenden mejor una condena medianamente moderada, dado que si ésta es muy alta podría no llegar a asimilarse. Quizá por eso el endurecimiento de las penas contra delitos de corrupción no parece estar obteniendo los resultados esperados.

Por tanto, habría que explorar y reforzar también las medidas predelictuales, no solo las postdelictuales. Esto significa actuar contra el delito antes de que se produzca. Por consiguiente, en España ¿qué órganos tratan de evitar que exista corrupción? Principalmente podríamos mencionar el Tribunal de Cuentas y la Fiscalía Anticorrupción. El Tribunal de Cuentas es el supremo órgano fiscalizador de las cuentas y le corresponde la función jurisdiccional en todo lo relacionado con la responsabilidad contable en la que puedan incurrir aquellos que manejen fondos públicos, incluyendo el control económico de los partidos políticos. Mientras que, la Fiscalía Anticorrupción interviene en delitos contra la Hacienda Pública, prevaricación, malversación o tráfico de influencias entre otros

Estos dos órganos son fundamentales, pero ¿qué sería necesario para que su trabajo fuera lo más eficaz posible? Sobre todo que puedan llevarlo a cabo de una manera totalmente independiente. En consecuencia hay que examinar cómo se designan sus miembros. De acuerdo con ello, los 12 consejeros que componen el Pleno del Tribunal de Cuentas son elegidos a partes iguales por el Congreso y por el Senado. Por otro lado, la Fiscalía Anticorrupción depende del Ministerio Fiscal, cuyo máximo representante, el Fiscal General del Estado, es elegido por el Gobierno. Estos elementos dificultan un funcionamiento verdaderamente independiente de estos órganos, lo que además se ve agravado porque la mayoría de políticos están aforados. Este hecho implica que solo pueden ser juzgados por el Tribunal Supremo o por los Tribunales Superiores de las comunidades autónomas. ¿Qué relevancia tiene que los políticos respondan frente al Tribunal Supremo? Que sus miembros son propuestos por el Consejo General del Poder Judicial, que en su totalidad es designado por el Congreso y el Senado.

En definitiva, estos órganos que deben supervisar al poder político, en realidad son confeccionados por éste, lo que implica dificultades para desarrollar esta labor. Además, puede que todo lo descrito genere en los políticos una cierta sensación de impunidad. Precisamente la teoría de la división de poderes intenta evitar que el poder, tal y como sucede en España, se concentre en pocas manos. En vez de ello, cuando el poder se reparte en varios órganos, elegidos en procesos distintos, funcionan los llamados checks and balances (frenos y contrapesos), pudiendo un órgano supervisar la actividad del otro. Pero cuando eso no funciona, la inercia del poder ejercido en términos más absolutos acaba corrompiendo a todos los partidos que participan en él (sí, Podemos y Ciudadanos también tienen pequeños casos de corrupción proporcionalmente acordes a la parcela de poder que han logrado). Sin embargo, actualmente la corrupción parece haberse convertido en un arma política arrojadiza, ya que a todos los partidos les encanta hablar de la corrupción de los demás, mientras minimizan y relativizan la suya.

8 COMENTARIOS

  1. Leyendo este articulo pensaria que esta refiriendose a un pais del tercer mundo,llamado Honduras paradogicamente que fue conquistado por una España del primer mundo,que sigue siendo asistida y asesorada entre otros en materia de Justicia ! Y para ser honestos de justicia solo es el apodo,alias etc.En la practica no hay independencia de poderes,la clase politica gobernante nombra y controla a los entes supuestamente fiscalizadores ,el Estado es la mejor escuela de la corrupcion,la impunidad los arropa y la mayoria somos expectantes frustrados ,quejandonos entre nosotros ,pero siguiendoles el juego de ir a votar,porque no a elegir ,cada cuatro años a los que se turnan para seguirnos jorobando,pero nos han hecho creer que eso es Democracia.

  2. Mi formación académica y literaria no me permite desarrollar, con tan excelentes argumentos los expuestos en este artículo. Sin embargo pienso que tal vez si los españoles, masivamente nos abstuvieramos en las votaciones, es posible que, esa panda de chupopteros denominados políticos se decidieran a trabajar y no robar nuestro esfuerzo cotidiano. Y aunque sea presunto delito considero que muchas de «sus señorías» no son más que marionetas moviéndose al hilo que los mantiene.

  3. Tenemos EL DOBLE de políticos que el segundo país con más políticos de Europa (Italia).
    Resulta que tenemos 300.000 políticos más que Alemania ¡ con la mitad de población ! Además Alemania está mucho más descentralizada que España. Alemania cuenta con 6 niveles administrativos (Estado – Länder – Regiones Administrativas – Distritos – Mancomunidadades – Municipios) y España sólo con 4 (Estado – Comunidad Autónoma – Provincia – Municipio).

    Tenemos 445.568 políticos.(Año 2.011)
    165.967 médicos
    154.000 policías
    19.854 bomberos
    Resulta que tenemos más políticos que médicos, policías y bomberos…juntos!
    ¡¡¡ VENGA YAAAAAAAAA !!!

    ¡¡¡ A ESTOS SON A LOS QUE HAY QUE HACERLES UN ERE, Y A ROBAR A SIERRA MORENA !!
    Maestro: 1.400 euros por prepararte para la vida.
    Policía: 1.600 euros por arriesgar por ti su vida.
    Bombero: 1.800 euros por salvar tu vida.
    Médico: 2.200 euros por mantenerte con vida.
    Diputado: 30.000 euros por joderte la vida, y los 30.000 son…, ¡para toda la vida!.
    NO MAS SUELDOS PARA TODA LA VIDA. Somos España, no NESCAFÉ.

    Solo falta por añadir que para trabajar como:
    – Policía hay que tener el Bachillerato Superior y hacer una Oposición.
    – Bombero hay que tener el Bachillerato Superior y hacer una Oposición.
    – Maestro hay que tener el Bachillerato Superior, Título Universitario (cuatro años) y una Oposición.
    – Médico hay que tener el Bachillerato Superior, la nota media mas alta en la selectividad. Título Universitario (seis años), Oposición a MIR. Especialidad (obligatorio 4 años para medicina general o cinco años el resto de especialidades) Oposición.
    Total once años en el mejor de los casos.
    – Diputado: NINGÚN REQUERIMIENTO, ni titulación ni oposición, solo el dedo.
    Y que no hablen de elección popular, que son listas cerradas.

  4. Estuve leyendo las declaraciones de un ex juez del Tribunal Supremo (del que no recuerdo su nombre) que decía, que la corrupción es España la propicia el propio Sistema Judicial, que según sus propias palabras, las leyes están creadas para condenar a los robaperas y para proteger a los políticos y las elites con niveles altos en la economía. Me dio mucha rabia el oír decir esto a una persona con capacidad para hacer este juicio, pero solo nos queda el tratar de cambiar esto. En otro país, en el que yo viví muchos años, cuando se legislaba un ley (nunca por decreto o por un sistema de urgencia) para darle tiempo a los ciudadanos de impugnarla mediante un referéndum, si no estaban de acuerdo con los términos de esa Ley.

  5. Por eso yo propugno la figura del «Tribuno del Pueblo», independiente de los tres poderes, con capacidad sancionadora e investigadora, al que se le asignaría el cuerpo de fiscales, elegido por las asociaciones civiles o directamente por el pueblo a propuesta de aquéllas, con un estatus singular del que hablo en mi página de Facebook (por supuesto matizable y perfeccionable)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.