En sus mítines de los años de anteguerra los falangistas mostraban su aversión a los programas políticos y eran partidarios del irracionalismo, de la acción y de la simplificación. Aunque más tarde se desligó de los falangistas, el dictador adoptó su ideario: lo habitual del canallismo. Así, el lema de aquellos que Franco hizo suyo, su buque insignia que ahora llevan en la cabeza sus herederos, sus energúmenos ideológicos, aunque todavía no lo griten en sus mítines, es que España es una, grande y libre. La expresión necia de necios superlativos sin ideas. Pero si en aquellos tiempos pudieron explicarse por imitación y oportunismo, pues el fascismo y el nazismo habían extendido por Europa su voluntad de regresar a las raíces y esencia del estado nacional, hoy aquellas ideas y aquel lema franquista resultan espantosamente ridículos por anacrónicos y pretenciosos. Además, España jamás fue una, jamás fue grande y jamás fue libre…

España nunca ha sido “una”, sino varias en un espacio geográfico muy delimitado que es la península. Lo que ocurre es que la alargada sombra de los señores de la guerra cuya fachada se alarga hasta hoy, ha hecho imposible siempre esa realidad natural al impedir la interdependencia de los territorios que componen la península y las islas con amenaza de represalias, o directamente por la fuerza de las policías o el ejército contra los que se mueven. Pero es que España tampoco ha sido nunca “grande”. No lo ha sido, a menos que grandeza se confunda con lo fortuito del Descubrimiento, con la magnitud del Poder aplastante de un imperio, o con un comportamiento miserable del Poder hacia los territorios conquistados. Y en todo caso, si lo fue, sí fue grande, no podía serlo justo en una dictadura que la denigró, y no puede serlo ahora, bloqueada por la política, pero también por la justicia. Y nunca, en fin, España ha sido “libre”, porque habiendo estado siempre en manos de individuos primarios y escasamente evolucionados, sin inteligencia racional que no esté aplicada a la brutalidad, al abuso o a la habilidad para las trampas, las conspiraciones y los complots, de poca libertad ha disfrutado siempre su población. Por todo esto digo que son ridículos. pretenciosos y anacrónicos. Rasgos propios de gentes sin altura de miras, partidarias del talante y la jerga cuarteleros, amantes de las apariencias y de la jerarquía. De la jerarquía en la familia y de la jerarquía de toda la sociedad. Enemigos de todo conato de igualitarismo, despectivos e implacables con el de abajo, y obsequiosos, sumisos y si es preciso rastreros, cuando tienen ante sí a uno de arriba.

Acabo de describir a fascistas y nazis del siglo XX. Acabo de describir a la extrema derecha española del siglo XXI.

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.