Es triste, más bien patético, vivir en una sociedad tan convulsa y tan irracional y tan dispar su ciudadanía. En todas las sociedades hay diferencias. Los hay muy egoístas y simplemente egoístas, y los hay muy generosos, muy solidarios y simplemente neutros. Los hay apegados a las costumbres y los que desean romper con ellas, etc, etc El etcétera se refiere a la diversidad que hay en la tipología. Pero amigos, España nada tiene que ver con los demás pueblos europeos, aunque mira que los hay conservadores e intolerantes…

España, de la que muchos dicen que otros quieren romperla, está rota desde que tengo uso de razón. Lo que pasa es que las costuras estaban disimuladas por la tiranía, por la melifluidad del personal religioso que todo lo ocupaba y por él encogimiento del ánimo que han de tener todos los perdedores de una guerra civil, obligados a convivir con sus verdugos en el mismo espacio geográfico que antes de declararse esa guerra. Pero siendo esta una particularidad crucial, quizá lo es más la libertad efectiva, no nominal, de culto, de religión y sobre todo de pensamiento. Puede haber deseos de independencia de algún territorio y a nadie que no vive en él o viviendo en él o fuera de él no es partidario, se le ocurre a apelar al tremendista modismo de que el escocés quiere romper la Gran Bretaña, por ejemplo (y si se dice, les contestarán que Gran Bretaña seguirá siéndolo con Escocía y sin Escocia). Esa libertad de conciencia, adobada por la madurez y por la costumbre del respeto a toda idea que no implique violencia, marca unas enormes diferencias entre cualquier país europeo de la Vieja Europea y España, que no merece en absoluto por todos esos motivos codearse con esas naciones. España sigue situada poco más allá, en este sentido intelectivo y moral, del siglo XIX.

Esta es la colosal diferencia con las demás naciones europeas que han librado dos grandes guerras entre ellas. Ganadores unas, perdedoras otras, a su término ha vivido cada población en su territorio de siempre antes de perderlas. En España no. En España seguimos viviendo codo con codo los perdedores y los ganadores que, tras la guerra civil siguen además teniendo el control principal de la sociedad española, con algunas concesiones a quienes no se les oponen con demasiada determinación y eficacia. Pero España sigue rota. Más, España está destrozada por las desigualdades brutales, por los abusos de quienes detentan el poder económico y financiero en general astutamente respaldados por la justicia, y por la injusticia estructural.

Pero esta situación, que arranca en 1978, justo con la fabricación del nuevo Estado que se supone tiene algún parecido con otros democráticos pero no los tiene, se mantiene aproximadamente con similares mimbres en 2019. Las diferencias son muy pequeñas y más debidas al normal paso del tiempo que todo lo desgasta, que a auténticos cambios. La prueba de la estanquidad de las condiciones está en el debilitamiento progresivo del ímpetu con que una parte de la sociedad que se rebeló pacíficamente en 2011, culminó en una suerte política que se llama entrada en el Congreso. Entrada que, lejos de potenciar las expectativas de cambio, lo que hace 8 años después es ir difuminándolas cada día más a la vista de la catadura de quienes, dígase lo que se diga, siguen siendo dueños del cotarro porque además no están solos. Cuentan con el poder de la banca, de las finanzas, de la religión (católica), de la justicia, de la monarquía, agradecida por haber sido restaurada gracias a ellos y, por si fuera poco, de la mayoría de los medios privados que conducen las corrientes de opinión que circulan por prensa, radio y televisión. ¿Quién, en estas condiciones, es el ingenuo que pueda albergar esperanzas de cambios que si no empiezan por remover la forma monárquica del Estado y la abrogación de la Constitución, o al menos promover una reforma tan profunda que, habida cuenta las nacionalidades inequívocas que se encuentran en territorio español si no su absoluta independencia si cabe en ella el Estado Federal, no serán sino meros maquillajes para que todo siga igual? No dudo de que que haya cambios, aunque también puede haber involución. Pero casi medio siglo después de desaparecido el dictador, es demasiado tiempo como para pedir paciencia a quienes llevamos casi un siglo esperando vivir, al fin, en una nación libre, garante de derechos sustanciales y libertades cívicas y, quizá por encima de todo, tolerante de verdad.

8 COMENTARIOS

    • Sí, yo también creo que los independentistas corsos que se pudren en prisiones francesas están bién donde están. Corcega no tiene derecho de autodeterminación, y Francia demuestra nobleza y talante democrático al meterlos en la cárcel.

      De hecho, Francia ya demostró su altura de miras al prohibir a la Catalunya nord, o Catalunya francesa, tener Generalitat. Igual que le prohibió tener autonomía. Igual que le prohibe la cooficialidad del catalán.

      Yo también apoyo el Domingo Sangriento que los miliares ingleses perpetraron el Ulster así como la dominación militar de dicho territorio por parte de Londres, que hasta le suspendió la autonomía durante 4 años, entre 2002 y 2005, sin ninguna razón, solo como demostración de fuerza.

      Yo también aplaudo que el Tribunal Constitucional Alemán le haya prohibido a Baviera celebrar un referendum de independencia.

      Yo también admiro que Italia aplastase al independentismo de Padania, cuando dicho territorio celebró un referendum de independencia (ilegal) en el que votaron más de 5 millones de personas, y declararon la independencia…. pero no llegaron a independizarse por que Italia tiene un ejercito, y ellos no.

      Sí, yo también creo que el Sr. Jaime Ricart acierta: España nada tiene que ver con los demás pueblos europeos. Por que cuanto haga España está mal, por que lo hace España. Y si lo hacen otros países europeos, entonces está bien.

      ¿A que sí?

      • O …?… ¿A que no?
        Sabes lo que es Padania?
        Padania es un neologismo inventado y popularizado por la propaganda de la Liga Norte (derechíssssima)
        Esta tal Padania tiene 33.757.031 de habitantes. Nos informas qué en su referendum votaron más de 5 millones de personas. Desde mi humilde punto de vista, no me atrevería a pensar qué fuese un éxito de participación …

        Para muestra, un botón! No voy a seguir con otros de los «datos» que has aportado pero son un poco inciertos, machiembrados, etc.

        En conjunto : Nada que ver entre los «ejemplos» de independentismos que citas

        • Buenas:

          Padania, efectivamente, es un neologismo para designar a todas las regiones del norte de Italia que desean ejercer su derecho de autodeterminación, y que no pueden por que Italia tiene un ejercito, y ellos no.

          Da igual que el referendum ilegal de Padania fuese o no un éxito de participación. El hecho es que no pueden celebrar uno legal, que es a lo que iba.

          Así pues, usted no ha refutado absolutamente nada de lo que he dicho, por que yo no dije que el referendum de Padania fuese un éxito de participación. Dije que votaron 5 millones, que era ilegal.

          Y claro que usted no sigue con el resto de ejemplos, por que sabe perfectamente que, al no haber podido refutar el ejemplo italiano, tampoco va a poder refutar todos los demás, que son todos ciertos, y lo puede comprobar cualquiera con conexión a internet.

          Un cordial saludo

  1. En todo este resumen de esta España que nos alberga (del cual estoy totalmente de acuerdo). No debemos de dejar de lado, ni olvidar, que en nuestros génes hay mucho de la dominación árabe, lo que nos puede dar una explicación de porque somos lo que somos, diferenciándonos de los verdaderos europeos totales. Puede ser que, por esa razón, seamos mas sumisos al mando dictatorial que nos agobia y maltrata. ¡¡Digo yo, sin ánimo de ofender a nadie!!.

    • Sin ánimo de ofenderle a usted, le repito la misma lista que le he dado a otro contertulio:

      Los independentistas corsos se pudren en prisiones francesas. Corcega no tiene derecho de autodeterminación, y Francia demuestra «nobleza y talante democrático» al meterlos en la cárcel.

      De hecho, Francia ya demostró su altura de miras al prohibir a la Catalunya nord, o Catalunya francesa, tener Generalitat. Igual que le prohibió tener autonomía. Igual que le prohíbe la cooficialidad del catalán.

      El Domingo Sangriento que los miliares ingleses perpetraron el Ulster así como la dominación militar de dicho territorio por parte de Londres, que hasta le suspendió la autonomía durante 4 años, entre 2002 y 2005, sin ninguna razón, solo como demostración de fuerza.

      El Tribunal Constitucional Alemán le ha prohibido a Baviera celebrar un referendum de independencia.

      Italia aplastó al independentismo de Padania, cuando dicho territorio celebró un referendum de independencia (ilegal) en el que votaron más de 5 millones de personas, y declararon la independencia…. pero no llegaron a independizarse por que Italia tiene un ejercito, y ellos no.

      Sin ánimo de ofender, ¿qué decía usted nos diferencia de «los verdaderos europeos totales»?

  2. La situación de la libertad en España es ampliamente mejorable. Pero las pautas sugeridas por el articulista llevan a un deterioro todavía mayor de la libertad.
    Comento solo dos de dichas pautas:
    1. La demolición de la tarea de reconciliación llevada a cabo por la sociedad española desde 1939. Profundizar en las divisiones políticas de los años 30 no sirve de nada más que ponernos en camino de una nueva guerra civil.
    2. La demolición de la nación hace aflorar una lacra del siglo XIX: el cacicato (hoy hablaríamos de «neocacicato») como sustituto y usurpación del estado liberal que Europa vivió en esta época.

    Al fatalista de la sangre árabe, que se tome una tila y lea un libro de vez en cuando.
    Tengan un buen día.

Deja un comentario