Como aquí venía observando que los lectores son muy inteligen­tes, no creí que fuese necesario hacer la precisión de que apología es lo contrario de censura. Porque censura del pueblo catalàn que pedía referéndum y ahora independencia por la torpeza o estre­chez de miras de los de “arriba”, de tejas abajo es lo que sobra. Lo que a su vez significa que aunque contengan alguna referencia a preceptos que, como todo en la vida, se prestan a interpretación, en este par de artículos no se hace exactamente una defensa ni política ni jurídica a ultranza de la causa de esa parte de la socie­dad mayoritaria catalana independentista. Busco y encuentro sus motivaciones, porque además, vivimos tiempos en que, por fin, es ley la idea de que nadie tiene derecho a monopolizar toda la razón; con lo que pasa a un primer plano otra circunstancia cono­cida: que el Derecho está sumido en plena dualidad: argumentos de la parte acusadora, por un lado, argumentos de la parte defen­sora, por el otro. Por lo que no siendo el mío propiamente un ale­gato forense (entre otras cosas porque para esperar algún nivel de entendimiento es precisa una sensibilidad común que no com­parto con los jueces españoles), mis esfuerzos por comprender los motivos que llevan a una parte numerosa de la sociedad catalana a tratar de desligarse del Estado español y de la sociedad española bajo su mando, son parecidos a los que eventualmente hace quien contempla una pintura, sea clásica o de nuevo estilo: le gusta o no le gusta, pero no la discute y menos con acritud, con el pintor…

Sea como fuere, si la sociedad independentista hubiese obrado mal, visto el panorama por ese que contempla una pintura que intenta comprender, la respuesta del poder político y luego la del poder judicial a la pretensión de un referéndum ha sido sencilla­mente desastroso. Los posibles excesos de los independentistas devienen de los excesos ciertos del Estado y de la justicia. Inicial­mente “sólo” vienen pidiendo desde tiempo inmemorial un referén­dum (como los escoceses o los canadienses de Québec) que se les ha denegando sistemáticamente por silencio administra­tivo desde que se supone se hizo la luz de la Razón en España (aprisionada durante 40 años por lo dogmático y por lo apodíctico) con el nacimiento del nuevo Estado en 1978. Y ello, pese a que el artículo 149 de la Constitución confiere “la competen­cia exclusiva al Estado para convocar consultas vía referén­dum”. Con lo que no es que no sea posible éste porque lo impida la Constitución. Lo que falta es voluntad política. Una vez celebrado para sondear a la sociedad catalana y no contentarse con las cifras de las empresas demoscópicas, aún con una mayoría significativa el Estado hubiera podido denegar la independencia en base a los conceptos ‘unidad” e “indisolubilidad” del artículo 2º del Tītulo Preliminar de la Constitución; entrando así en la fase de interpretación estricta, la del Estado, y la interpretación amplia, la de los independentistas catalanes para dirimirla sosegadamente. Todo un monumento a la racionalidad y a la juridicidad perfectas hubiera sido esa manera de proceder, que hubiera enaltecido a España ante sí misma y ante el mundo. Pues bien, no sólo no se hizo así, sino que a la justicia española le ha faltado muy poco para enviar al paredón (si hubiera existido la pena de muerte) a los siete gobernantes que escenificaron el referéndum reiterada­mente denegado…

Pero a lo que vamos, la apología del pueblo catalán que hago desde Madrid, habida cuenta que, salvo en Cataluña, en todas partes todo está trufado de una parcialidad, de una ofuscación o de una visceralidad feroces en este asunto, sigue la senda de la primera entrega…

El catalán no sólo no es un pueblo beli­coso, es que es singular­mente pacífico como lo son y han sido siempre los pueblos emi­nentemente comerciantes. Es culto, ama la cul­tura, es de costum­bres en general finas y muy arraigadas, po­see una len­gua propia y una filosofía colectiva muy dispar del conjunto de la española. Se extiende el territorio a lo largo de 32 mil kilómetros cuadrados y tiene una población en torno a los siete millones de habitantes. Fronterizo con Francia, comparte con este país una sen­sibilidad mayor que con el español. En cual­quier caso son histó­ricos sus de­seos de no depender del Estado español y sus aspiraciones a la sobe­ranía ab­soluta. Y al igual que el pueblo euskaldún, de una morfología similar, nunca han logrado esa independencia que ambos pueblos persiguen. En buena medida, porque como suele pasar en estos casos, no hay una convergencia de idiosincrasias. Más bien un distanciamiento marcado por la voluntad de dominio (de poder la llamaría Nietzsche) de una parte, y por la resignación de la otra parte ante la razón de la fuerza.

Porque los parti­dos políticos que se denominan a sí mismos “cons­titucionalis­tas” y la parte de la justicia veedora del conflicto político, se oponen aceradamente, no ya a la independencia de Cataluña sino también a la celebración de un simple referéndum de autodeterminación, como esporádicamente se celebran en Esco­cia o en Québec. E invocan al efecto los conceptos dichos de “unidad” e “indisolubilidad”; conceptos cargados de polisemia o de anfibologia que permiten más de un significado, por lo que a efectos prácticos depende de un tipo u otro de interpreta­ción. Que ésta sea estricta o amplia en sentido jurídico determina el resul­tado La “pertenencia” o dependencia de un territorio de menos su­perfi­cie a uno mayor compuesto de una serie de ellos como te­selas, la aplican los partidos extremistas y los tribunales españo­les, embar­gados aún por el espíritu autoritario de la dictadura, para blindar­los en un único sentido: el del centralismo exacerbado que atiza a su vez el autori­ta­rismo. Sin embargo, en una interpreta­ción amplia, puede seguir habiendo unidad en otras fórmu­las de interdependencia o indepen­den­cia, como son el es­tado federal, el estado libre asociado, la confedera­ción u otras. Cuando a la palabra “unidad” se le dio ese signifi­cado pétreo. eran otros tiempos, tiempos de dogmas y de filosof­ías escolásti­cas, que ya están superados aunque sólo sea por la evi­dencia de­ntro de una “unidad”, la Unión Europea, están nada menos que 28 estados, todos soberanos pero sometidos a unas reglas de juego comunes a todos ellos. En España, no se concibe la “unidad” de la misma manera. Imbuida todavía por el espíritu dictatorial, se en­tiende como subordinación absoluta de las Comunidades Autónomas (con toda una serie de consecuencias administrativas y humanas) a las leyes promulgadas por el Estado Central; esto es, según una “jerar­quía”, sin tener en cuenta las peculiaridades de las o de algunas Autonomías, como las recogidas en el Estatut que el TC desfiguró, en afrenta a la sociedad catalana entera. Tribu­nal al que, es evidente, se le encomendó el papel de “custo­dio” o de gendarme protector de la “una, grande y libre” tal como entendía el concepto de unidad el dictador. Siendo así que según otro modo de entender dicho concepto es que ha “unidad” cuando todas las partes de la periferia están conectadas armoniosamente con el centro. Armonía que ha sido inexistente siempre en el caso de Catalunya, por ejemplo.

De aquellos polvos vienen estos lodos. En aquel despre­cio a la so­beranía autonómica que reside en el parlamento catalán, radica el comienzo de toda la “movida” subsiguiente. De aquel desa­fuero viene la indignación pro­gresiva y cada vez más enconada, de la mayoría de los catalanes de raigambre o naturalizados; ma­yoría que ha ido aumentando a medida que la acción política, la po­licial y la judicial del Estado español se han ido endureciendo hasta extremos frenopáticos. Pues condenar a siete gobernantes au­tonómicos por un delito que en realidad fue un acto representa­tivo, sin armas, del deseo de una gran parte de la población cata­lana, y por lo tanto técnicamente inexistente el delito de rebelión, es una barbari­dad impropia del siglo en que vivimos y de un país que se considere a sí mismo democrático.

Pese a todo y dejando a un lado el foco del conflicto, es decir, el Estatut aprobado en 2005 y mutilado por el Tribunal Constitucio­nal en 2006, la solución a este esperpento puede venir por estas dos vías: bien reformando la Constitución para dar entrada al Es­tado Federal, bien autorizando el referéndum en base al citado artí­culo 149 de la Constitución (suspendiendo la decisión si fuese favorable a la independencia una ma­yoría significativa, a la es­pera de una reforma que tarde o temprano habrá de llegar). Con lo que se matarían dos pájaros de un tiro: dos capítulos esenciales para la vida y la armonía de esta nación que nunca acaba de lle­gar. Pues dicha re­forma (que requiere la apro­bación de tres quin­tos de la Cámara baja) daría también solución al otro conflicto latente desde 1978: el de la forma de Estado y su articulación, que una gran parte de la población española espera desde entonces y sigue sin resol­verse. Todo, pues, posible con voluntad polí­tica y dejando a un lado la proverbial y odiosa actitud tan española como nada europea de “el que manda soy yo”, y el “no sabe usted con quien está hablando”.

Éste es el verdadero escollo que la sociedad española encuentra en el presente galimatías político, jurídico y judicial en el que los tribunales europeos de la Europa a la que España pertenece quie­ren poner un cierto orden, y frente a los que las instituciones espa­ñolas no debieran poner reparo alguno para no resaltar otra ver­güenza: que a España sólo le interesa pertenecer a Europa en tanto reciba de ella cuantiosas sumas de dinero. Lo que ahonda to­davía más la sensación de que esta nación no ha alcanzado el ni­vel democrático esperado des­pués de casi medio siglo. En cuyo caso España no merecería en absoluto formar parte de una entente que le lleva demasiada delantera para no te­ner toda la razón quien dijo un día, y muchos seguimos diciendo, que Europa termina en los Pirineos… De momento, hasta la justicia española, aunque de momento sólo sea la Fiscalía, desoye al Tribunal de la UE y se muestra connivente con las actitudes radicales de la derecha y de la extrema derecha políticas. Pues bien, Cata­luña es ese territorio que desde siempre ha pretendido desmar­carse de esa maldición que supone una España geográficamente situada en el fondo del continente europeo, y política y moralmente entre sus posos… Yo también estoy esperando esa otra España que existe, todavía acobar­dada pero latente, que por unos motivos o por otros nunca acaba de predominar. Por eso me siento identificado con la causa de la independencia catalana. No me gusta un pelo esta España que es una prolongación del régimen dictatorial, sólo atemperado por el paso de medio siglo y por la pertenencia, solo dineraria­mente interesada, a la Comunidad Económica Europea.

59 COMENTARIOS

  1. Hace unos días comentaba tu artículo. No intentaba negar, con él, el derecho de los catalanes a un referéndum, sólo ponía en duda la honestidad política de algún partido, que actualmente apoya esa independencia. Estoy de acuerdo con que es más fácil que se pongan de acuerdo 7 millones de personas que 47. Pero me agradaría que la lucha, política, se hiciese más general defendiendo una mayor igualdad en la calidad de vida de todas las personas.
    En cualquier caso espero que se acabe autorizando y realizando el referéndum que solicitan desde Cataluña.

  2. Excelente artículo. Solamente una precisión que en nada modifica su contenido. Los vascos tuvimos nuestro Estado propio hasta que en 1512-1521 fuimos invadidos por esta misma España de «costumbres» arraigadas. Nuestro reino de Navarra siguió independiente, aunque reducido, hasta el siglo XVII, en que fue unido a Francia en 1620. Los reyes franceses, desde ese momento, se denominaban «de Francia y de Navarra». Efectivamente, Europa termina en los Pirineos…
    Salud

    • No se ponga triste; el Reino de Navarra (que era un reino feudal, no un Estado Nación) nunca murió. Sus reyes marcharon a Paris, donde se convirtieron en Reyes de Francia bajo la denominación de «Borbones», y actualmente reinan todavía en España.

      Es bueno conocer la Historia.

      • Respecto a la historia de Navarra es usted un ignorante. Para los nacionalistas españoles, herederos de la Cruzada, el «conocimiento» consiste en la historia que imponían en las ecuelas franquistas y se sigue estudiando en la Universidad hija de la Transición: España una y trina. Sí, sería bueno que usted conociera la Historia de Navarra, no la historia española de Navarra.
        Enrique III (IV de Francia) es el último rey de Navarra. A él se debe el Edicto de Nantes y podría preguntar por qué fue el único monarca al que respetaron los revolucionarios franceses. Entérese de las reformas que llevó a cabo con su consejero Sully. También puede leer a H. Mann, para quitarse algo de la caspa ideológica que expande. Que «Navarra era un reino feudal…». Hombre, no creo que Castilla-España fuera un reino anarquista o hippie, precisamente, sino del género Piolín, absolutista, franquista… como se puede comprobar.
        Exposiciones como las de Jaime Richart o Domingo Sanz son un aire fresco que les convierte a «patriotas» como usted en lo que son…

        • «Enrique III (IV de Francia) es el último rey de Navarra. »

          En el momento en que admite eso ya me está dando la razón.

          Y por cierto, Enrique III de Navarra y IV de Francia tuvo descendencia, que so los legítimos herederos al trono de Navarra: los borbones.

          Si van a reivindicar el Reino medieval de Navarra, me parece bien. Lo que no pueden es reivindicar la Historia de una República de Navarra, pues nunca existió.

          • ¿Reivindicar «el Reino medieval de Navarra»? Su comprensión lectora está a la altura de sus otras virtudes como nacionalista español. La posibilidad de, al menos, una Navarra republicana se truncó cuando los «constitucionalistas» del dictador asesinaron a más de 3.500 demócratas, echándolos por las cunetas, no siendo Navarra frente de guerra. Cunetas donde HOY siguen desaparecidos centenares de asesinados. Y ahí perduran, dando lecciones de democracia, esos mismos herederos ideológicos de los matones que HOY mismo siguen sin condenar aquella matanza y el terror que le siguió.
            Enrique III fue el último rey privativo de Navarra. Incluso como Henry IV se negó a incluir a Navarra dentro de la administración francesa. Su hijo Luis era ya francés, y sometió a Navarra y el Bearn. Los Borbones de hoy son escoria franquista, esa que a los «constitucionalistas-nacionalistas» españoles tanto les gusta.
            Lo que reivindico es una Europa que termine de una vez con tanta porquería heredera del franquismo, tan nacionalista ella.

          • Buenos días:

            Caballero, no me niegue la reivincidación del Reino medieval de Navarra, cuando el primer comentario – que creo que es suyo- expresamente cita «nuestro Estado propio hasta que en 1512-1521 fuimos invadidos por esta misma España «.

            Ese «Estado propio» era el Reino medieval de Navarra. Lo dice expresamente una línea después: «Nuestro reino de Navarra siguió independiente, aunque reducido, hasta el siglo XVII»

            Claro que está hablando del Reino medieval de Navarra.

            Otra cosa, como ya dije, sería reivindicar una futura república de Navarra. Pero esa, como también dije antes, no tiene historia, pues nunca existió.

            Un saludo

    • Sí, yo también creo que España debería aplicar a Catalunya la misma política que Francia a la Catalunya Nord, o Catalunya francesa: prohibido tener autonomía, prohibido tener Generalitat, prohibida la cooficialidad del catalán.

      Ah, la civilizada Europa…

        • La ironía no funciona en la radio.

          Le claro, señor: yo no soy partidario del centralismo francés. España no es una Unidad, sino un conjunto, y un sistema descentralizado es lo que mejor responde a su naturaleza.

          Ahora bien, me hace mucha gracia que se ponga de ejemplo a seguir a Francia, cuando Francia es el Estado más centralista de toda Europa. Ante tamaña ignorancia solo queda ser sarcástico.

  3. Quizá, a veces, convendría ser algo más belicoso y un poco menos culto y sensible, porque te pierden el respeto; y es que hay gentes que sólo entienden su propio “lenguaje”.

  4. Artículo muy similar al anterior en su espirítu y forma: donde no se equivoca, exagera y donde no, directamente miente.

    Primero, la referencia a Escocia y Quebec, con sus referendums, que son citados a menudo por personas que desconocen los detalles de ambos casos.

    En Escocia se celebró el referendum en 2014, bajo acuerdo de que no volvería a celebrarse en 25 años. Los separatistas escoceses perdieron por culpa de la UE, que elegantemente señaló el hecho de que cualquier territorio que se escindieron de un Estado miembro sería inmediamente expulsado de la UE, sin negociación posible.

    Solo cuatro meses más tarde, los separatistas escoceses ya estaban exigiendo OTRO referendum. No es que fuesen incapaces de esperar los 25 años acordados, es que no esperaron ni 25 meses. Ni 10, tampoco.

    Y hay que aclarar que, en el momento en que los separatistas escoceses se pusieron a exigir la repetición, el brexit no estaba ni soñado. Por si acaso alguien se cree que el brexit es algo más que la última coartada de los nacionalistas escoceses.

    En Quebec es aún peor: los separatistas francófonos exigieron un referendum. Se celebra. Ganó el NO. En lugar de respetar el resultado, los separatistas exigieron OTRO referedum. Se les concede. Ganó el NO otra vez. Y entonces los separatistas salieron furiosos a exigir OTRO referendum (el tercero ya). En ese momento Canadá entendió que esa gente no respetaría jamás a las urnas, así que les silenció con la brillantísima Ley de Claridad, que convendría conocer, pero que no voy a describir aquí para no irme a los 50 párrafos….

    A lo anterior hay que añadir las elecciones plebiscitarias de 2015, celebradas por los separatistas catalanes, con las reglas impuestas por los propios separatistas catalanes, y en las cuales ganó (vaya por Dios) el “NO”, según esas mismas reglas. Acto seguido, los separatistas violaron el resultado. Esa misma legislatura proclamaron la DUI.

    De todos estos hechos se desprende que los separatistas no quieren un referendum ni un plebiscito; quieren la secesión, y la quieren con o sin las urnas. La consula popular es contemplada como una mera herramienta, y si no responde a su propósito, exigen su repetición una y otra y otra y otra y otra vez, si es que no la violan directamente. Según su línea de pensamiento, el referendum/plebiscito se debe repetir cuantas veces haga falta hasta que salga lo que ellos quieren, momento a partir del cual no se vota más. El “Sí” es definitivo e irreversible; el “NO” solo significa “inténtalo otra vez”. Así es como razona esa gente. Por lo tanto, es falso que un referendum pueda ser una salida. Está demostrado que no lo es.

    Otra frase incalificable es la de: “la apología del pueblo catalán que hago desde Madrid, habida cuenta que, salvo en Cataluña, en todas partes todo está trufado de una parcialidad, de una ofuscación o de una visceralidad feroces en este asunto”.

    No sé lo cree ni el autor. Y no lo digo por que no haya ofuscación y parcialidad respecto de este asunto fuera de Catalunya (la hay), sino por que en la propia Catalunya es donde más parcialidad, ofuscación y visceralidad hay en todo este asunto. Y por ambas partes, añado. Por que esa es otra: seguro que el autor no se da cuenta de que el partido catalán Ciudadanos, fundado en Catalunya por catalanes, liderado por catalanes, heredero del movimento historico-catalán Leurroxista, y el más votado por los catalanes en las elecciones catalanas de 2017, resulta que está en Catalunya.

    Pero claro, el autor no se acordó de esos catalanes cuando sugiere que la parcialidad y la visceralidad está todita toda fuera de Catalunya. ¿Eh?

    Otra frase más para el recuerdo: “Fronterizo con Francia, comparte con este país una sensibilidad mayor que con el español.”

    Ah, Francia, orgullosa poseedora de la Catalunya Nord, o “Catalunya francesa”. Veamos como la sensiblidad francesa a tratado a su Catalunya Nord: prohibido tener Generalitat, prohibido tener autonomía, prohibida la cooficialidad del catalán.

    Caray, si querían que España tuviese una sensibilidad más francesa, solo tenían que pedirlo: seguro que encontrarán en Madrid quien apoye la idea de aplicar en España el aplastante centralismo francés (Francia es el país más centralista de toda Europa).

    Luego podemos hablar de los independentistas corsos que se pudren en prisiones francesas, bien lejos de la propia Córcega, pero, ¿para qué? El Sr. Richart vive en una Europa imaginaria.

    Luego está lo del Estatut, contra el cual escupían y ladraban los separatistas catalanes en 2006 (la propia ERC votó en contra del Estatut en el Congreso), calificandolo de “engaño”, “mentira”, y “la gota que colma el vaso”…. hasta que el TC decidió que eso de que los catalanes fuesen los únicos españoles sin derecho a acudir al Defensor del Pueblo estaba mal, y modificó el Estatut para restablecer ese derecho de los catalanes (¿a que eso no lo sabía ninguno?), entre otras modificaciones que eran tan lógicas como pertinentes. A partir de entonces es cuando el Estatut que tanto odiaban se convirtió en Texto Sagrado.

    Por cierto, eso de “la soberanía autonómica que reside en el parlamento catalán” es un sinsentido: no existe niguna “soberanía autonómica”. O se tiene autonomía, o por el contrario se tiene soberanía. Alemania no tiene autonomía; tiene soberanía. Y los Lander alemanes no tienen soberanía; tienen autonomía. Por eso el Tribunal Constitucional Alemán prohibió el referendum de independencia de Baviera 2017: por que podía, y puede. Lo cual, finalmente, constituye otro ejemplo de la verdadera Europa. Pero la Realidad es algo que al Sr. Richart no le interesa.

    • Parece usted un disco duro enorme, podría decirnos algo más sobre los acontecimientos de Catalunya? Porqué pasó de hablarse de una mafia corrupta en el gobierno para al día siguiente, llenar las páginas de Catalunya con la definición de Golpistas, vocabulario muy utilizado en terrorismo cloaquero, atentado de Barcelona, muertos, negativa a investigar, etc etc etc y un sin fin de actos sin nombre.
      Referéndum de liquidación de Autonomía refrendada por gobiernos? Vivo aquí desde hace 57 años no necesito exposiciones ni de usted ni de nadie, lo he vivido y lo sigo viviendo.
      La claridad de la joven democracia emergente que decíais estar construyendo se ha ido al carajo. Las fuerzas de la oscuridad, del autoritarismo endémico heredado de la permeabilización del franquismo a toda la sociedad han triunfado en España, un estado que lejos de avanzar, quedó atrapado en el tiempo, y ahora va a la deriva más absoluta, retrocediendo cada día y sin freno, lo poco que había conseguido avanzar con los años.

      Cuando te dedicas a hacer boicot a productos catalanes, el problema lo tenéis vosotros. Cuando acepta como normal que a una tendera gallega de fruta se le golpee por vender peras de Lleida, el problema lo tenéis vosotros. Cuando te burlas o permites el odio a los catalanes, la catalanofobia, el problema lo tenéis vosotros. Cuando está de acuerdo en hacer actos de estado para debilitar nuestra economía, el problema lo tenéis vosotros.

      Cuando respetas, os creéis, os conforméis y no reacciones ante la implantación de la injusticia al aparato de Justicia española, el problema lo tenéis vosotros. Cuando no haga nada para combatir la falta de independencia del poder judicial, al aceptar el aplastamiento de libertades y derechos fundamentales, y las sentencias injustas emitidas por los tribunales politizados y prevaricadores, el problema lo tenéis vosotros.

      Cuando ya no sois, ni seréis una democracia, el problema lo tenéis vosotros. Cuando no tiene una propuesta más allá de utilizar la violencia contra las protestas ciudadanas, cuando su camino a hacer y seguir sólo está basado en el modelo del garrote y el miedo, el problema lo tenéis vosotros.

      El problema lo tenéis vosotros, nuestro problema es estar con vosotros, se acabará cuando nos vayamos.

      Salud y República

      • Buenas:

        Debo decir que yo no he construido ninguna democracia; yo ya me la encontré hecha. Una democracia CAPITALISTA (y sí, el apellido importa). Una democracia capitalista del montón, como la del resto de la UE.

        Lo mismo que quieren ustedes, pero con una frontera nueva.

        Por que, caballero, más allá de la mala retórica, usted solo aporta al debate una mentira: que el problema es España, y no el capitalismo.

        Ninguno de los problemas que usted cita – de forma difusa y sin concretar- existen solo fuera de Catalunya. Lo tenéis dentro todo eso. Forma parte de Catalunya: la corrupción, la represión, el autoritarismo,… vamos, lo que viene siendo el capitalismo de toda la vida.

        El capitalismo lo sufre España entera. Pero España no es capitalismo, sino su víctima.

        El problema es que usted habla desde un nacionalismo visceral que le lleva a mentirse a sí mismo y a los demás. Y la mentira consiste en que todo eso de lo que se queja son rasgos intrínsecos de España (mentira), que en Catalunya no hay nada de eso (falso), y que la solución a todos los problemas es la secesión que su nacionalismo visceral exige (mentira).

        Así, la mafia corrupta que había en el gobierno de España (el PP) ha sido ya desalojada. La mafia corrupta que habita el govern (el PDCat), en cambio, sigue ahí, pues son corruptos, autoritarios, violentos y derechistas, pero también son catalanes muy catalanes y mucho catalanes. Así pues, hay que perdonarles todo, y regalarles el poder a cambio de nada, que es lo que han hecho ERC y CUP. Dos veces.

        Al gobierno central no se le perdona nada, al govern de Catalunya se le perdona todo. Y así va todo.

        En 2012 hubo en Barcelona una respuesta ciudadana a los recortes inhumanos y antisociales perpetrados por la Generalitat de Catalunya: una manifestación pacífica y LEGAL del 15 M.

        Esto ocurrió de forma paralela a la ocupación durante semanas de la Plaza del Sol en Madrid, ante la cual las autoridades madrileñas optaron por no hacer nada, y dejar que se fueran cuando se aburrieran (que es lo que pasó).

        La respuesta de la Generalitat de Catalunya a una sola manifestación del 15 M fue muy distinta: enviaron a los Mossos d´Esquadra a mutilar mujeres, herir niños pequeños y moler a palos a todo el mundo.

        Y si midiésemos a Catalunya con la misma vara de medir que aplica usted a España, podríamos decir que Catalunya es, en sí misma, asquerosa y repugnante: un doberman con los ojos inyectados en sangre, espuma en la boca, y la mierda secándose en las ancas.

        ¿Cómo extrañarse de que nosotros, los valencianos, no queramos ser Paisos Catalans?

        Antes de eso ocurrió lo del barrio del Carmel: un barrio de Barcelona literalmente devorado por el subsuelo debido a la corrupción y la incompetencia de la Generalitat de Catalunya. Más de mil personas quedaron sin hogar.

        ¿Cómo extrañarse de que nosotros, los valencianos, no queramos ser Paisos Catalans, cuando es un hecho que Catalunya es puro tercermundismo?

        En el año 2013 se destapa que los Mossos han estado torturando a personas detenidas bajo la autoridad de la Generalitat de Catalunya. Eso es real ,y puede usted consultarlo.

        ¿Cómo extrañarse de que nosotros, los valencianos, no queramos ser Paisos Catalans, cuando resulta que «Catalunya» significa «torturar a gente indefensa»?

        En el año 2014 fuerzas de izquierda intentaron organizar en Catalunya un multi referendum sobe deuda pública y soberanía popular. La respuesta de la Generalitat de Catalunya fue enviar a los Mossos, pistola en cinto, a secuestar las urnas.

        ¿Cómo extrañarse de que nosotros, los valencianos, no queramos ser Paisos Catalans, si Catalunya es asquerosamente anti democrática por naturaleza?

        Policias catalanes matando a tiros al perro de un vagabundo, un inspector catalán de la policia catalana sorprendido traficando con pornografía infantil, Mossos atropellando a manifestantes con sus vehículos policiales, manifestación feminista en Manresa reventada a ostias por los Mossos, una Generalitat de Catalunya arruinada por la incompetencia y la corrupción….

        Y claro que los valencianos no queremos ser Paisos Catalans. ¿Como íbamos a querer? La única forma de que las personas que habitan en Catalunya recuperen un mínimo de dignidad como seres humanos es renegar de su identidad catalana, y de esa manera volver a ser civilizados.

        ¡AH! Pero todo lo anterior solo tiene sentido si juzgamos a Catalunya con la misma vara de medir que usted aplica a España.

        Si no lo hacemos, entonces podríamos decir que Catalunya sufre de una clase política catalana corrupta y violenta, que ha encumbrado, no la propia Catalunya, sino el sistema capitalista que padece.

        El problema sería, por tanto, el capitalismo, y no Catalunya.

        Pero claro, si aplicamos ese criterio a Catalunya, también habrá que aplicarle el mismo criterio a España, ¿no cree?

        • Con que gusto le venía leyendo y asintiendo con todo lo que escribía…pienso que hasta con su sentir……pero llegado a: «Como íbamos a querer? La única forma de que las personas que habitan en Catalunya recuperen un mínimo de dignidad como seres humanos es renegar de su identidad catalana, y de esa manera volver a ser civilizados»…..me ha forzado el frenazo….

          Arrancando nuevamente, tu lectura me ha vuelto a suponer un delicioso paseo mental desde la memoria histórica de lo hechos de los gobernantes catalanes, sus mordidas, las torturas policiales,, detenciones político-represivas, etc, etc, superando con creces a lo que hemos conocido de los gobernantes españoles..

          Pero cuidado con lo que asegura cuando escribe…Así, la mafia corrupta que había en el gobierno de España (el PP) ha sido ya desalojada»»….mas bien diría que lo único que ha desaparecido es el PP del gobierno del estado..

          Saludos y felices años veinte…que nos vuelven.

          Iulen

          • Buenas:

            Pues haría bien en leer mi comentario anterior hasta el final. Si lo hace, verá que luego concluyo:

            «¡AH! Pero todo lo anterior solo tiene sentido si juzgamos a Catalunya con la misma vara de medir que usted aplica a España.»

            Es decir, allí donde usted ha detenido su lectura, era donde yo exponía mi tesis.

            Todo eso de renunciar a la identidad catalana para salvar la dignidad, y tal, no es más que una «dramatización», pues solo estoy imitando a lo que los catalanistas dicen de España.

            Nunca he pesando mal de Catalunya, que es una región más del occidente capitalista, ni mejor ni peor que cualquier otra. Pero si yo revisase a Catalunya con la misma actitud que los catalanistas aplican a España, pues la conclusión sería esa: es un asco, es repugnante, hay que acabar con ella para liberar al mundo de maldad, bla bla bla

            Pero yo no soy tan despiadado con Catalunya como los catalanistas lo son con España, así que finalizo mi comentario anterior con un:

            «¡AH! Pero todo lo anterior solo tiene sentido si juzgamos a Catalunya con la misma vara de medir que usted aplica a España.

            Si no lo hacemos, entonces podríamos decir que Catalunya sufre de una clase política catalana corrupta y violenta, que ha encumbrado, no la propia Catalunya, sino el sistema capitalista que padece.

            El problema sería, por tanto, el capitalismo, y no Catalunya.

            Pero claro, si aplicamos ese criterio a Catalunya, también habrá que aplicarle el mismo criterio a España, ¿no cree?»

            Me parece que está claro.

            Mi queja es que a España se le aplica la condena sin remisión, con cualquier motivo, mientras que a Catalunya se le aplica el criterio opuesto: todo está bien, y lo que no lo están, pues no importa mucho, y ya se arreglará solo si lo ignoramos.

            De hecho, si aplicamos la misma vara de medir, España y Catalunya son similares, por que tienen el mismo problema: el sistema económico capitalista, que es el mismo para ambas.

            Una vez leí en alguna parte que todas las tribus primitivas tienen algo en común: se creen el centro del Universo. Con los nacionalismos pasa algo parecido: todos se creen que su nación es especial. Ninguna lo es.

            Y mientras los nacionalistas catalanes se empeñan en atacar al resto de España, provocando el rechazo de esta, mientras dejan campar a sus anchas a la derecha catalanista, que no es ni mejor ni peor que cualquier otra derecha. Es decir, que es inaceptable.

            Un saludo

          • J.A. le contesto por empatía y en reconocimiento a su entrega, pero como le anunciaba en un comentario de respuesta anterior, me cuesta entrar y seguir el hilo de debate, -aún reconociendo que mantenerlo con usted me resulta enriquecedor- con las personas que escriben «embozados» bajo siglas o seudónimos.

            Así a sus respuestas tan desmenuzadas, atentas e ilustradas, le respondo con un «esbozo» a modo de pálpito de lo que me produce o percibo de la lectura de sus comentarios desde la vertiente exclusivamente política….un rechazo a que la Comunidad Valenciana se integre en la catalana (hoy por hoy razones no le faltan) y….un gran rechazo a la autodeterminación de los pueblos que conforman el estado español…..

            Estoy totalmente de acuerdo con el resto que expone en cuanto a que el problema universal y de fondo es esa de mentalidades neoliberal en la clase gobernante, poder feudal de los medios financieros y de comunicación,, aburguesamiento de los grupos de izquierda, etc… mas que de sentimientos nacionales.

            No siento mayor motivación a seguir por lo arriba expuesto
            .
            Que tenga también un buen día

            Iulen Lizaso

          • En Europa conozco los casos del Tribunal Constitucional Alemán (es el que prohibió a los separatistas de Baviera celebrar un referendum), y del Tribunal Constitucional Italiano.

            Tal vez haya más, y no los conozca yo. En cualquier caso, allí donde no haya TC, habrá un Tribunal Supremo que cumplirá la misma función.

            Un saludo

  5. a J.A. caramba, me alegro de haberte dado la oportunidad de lucirte aquí por segunda vez. Seguro estoy de que no se te ha presentado nunca para desplegar tanta elocuencia como te gastas en ese larguísimo comentario. Sobre todo porque, seguro estoy, no tienes contradictores. Allá donde vas dices más o menos lo mismo: que no es igual esto que lo otro, que donde más diferencias entre residentes hay es en Cataluña, etc. etc. Yo creo que te convendría publicar tu sapientísimo parecer directamente en este mismo digital o en cualquier otro que consideres antagonsitas, per no dando lecciones a diestro archisabidas y manidas. Más que nada por razones terapéuticas. Algo que es justamente lo que busco con este par de entregas: un poco de catarsis contra ríos de tinta y trillones de palabras para demonizar a Cataluña y a la parte del pueblo catalán que quiere una Catalunya libre de españoles y de españolismo…

    En ningún sitio, de comunicación o de lo que fuere no deja de predominar esas monsergas que haces tuyas sobre el asunto. Típico en un pueblo jodido siempre, por unas razones o por otras, como es el español y mucho español. Ni una sola vos, que no sea tímida y muy reservada, se molesta de tejas abajo en comprender mínimamente las razones, unas superficiales, otras personales, del personal político y partidista, y otras profundas que pertenecen a lo que en antropología se denomina idiosincrasia se deja oír por estos pagos. Y cuando alguien que procede de Cataluña va a una televisión de presunto debate,, el 99 por ciento de los asistentes asimismo las obvia y se las ve y se desea para dejarse oír…

    Yo he intentado en estas dos entregas suplir esa gravísima deficiencia, que tu agigantas con tu discurso en la misma línea, rompiendo una lanza a favor de una parte de sociedad a la que los españoles de siempre tratan no como a un adversario político sino como al enemigo. Algo tiene que ver esa predisposición con el hecho de que España no haya participado en ninguna de las dos guerras mundiales, pues estas han hecho madurar a las sociedades de la Vieja Europa. Mientras que España sigue democráticamente hablando, en su fase anal Y por eso sigue sintiendo placer en hacer la guerra entre «compatriotas». Claro que una parte de ellos, y creo que tú eres más o menos uno de esos, sois siempre los mismos. Esos que dominan al resto, social y materialmente y se empeñan en hacerlo también ahora ideológicamente; unas veces con interpretaciones interesadas, otras sesgadas o espúrias de las leyes y de la realidad, y otras a cañonazos que culminan en una dictadura de casi medio siglo…

    Yo te recomiendo que tengas un poco más de contención, que reflexiones no tanto a la contra como contigo mismo, y no dejes nunca de dudar. Al único que se le permite el «privilegio» de no dudar es al militar que ha de tomar por las armas una plaza. Lo demás, ya sabes, depende del color con que se mire…

    • Muy buenas tardes:

      En primer lugar, firmo su último párrafo, y lo digo sin ironía. Efectivamente, conviene cuestionarse las cosas, conviene dudar – que es otra forma de pensar-, ser consciente de que hay muchos puntos de vista en todos los asuntos.

      Pero todo eso, creo yo, no evita que cada uno de su opinión. Es decir, usted lo hace, dando su punto vista. Y lo hace incluso con convicción. ¿Significa eso que usted no duda, no se cuestiona las cosas, no relativiza? Quiero pensar que no, que usted hace todo eso. Ocurre que eso no es incompatible con dar su opinión.

      Dicho lo cual, hace usted ciertas presunciones acerca de mi persona que, bueno, no son acertadas. Le daré algunos esbozos de mi pensamiento: donde usted dice que España no es una democracia madura, yo creo que ninguna democracia capitalista es verdadera democracia. Ocurre que el capitalismo, por definción, es plutocrático. Que como usted sin duda ya sabe, significa que no manda el pueblo, sino el dinero.

      Otro detalle no menor es que creo que nos encaminamos hacia el colapso por dos razones distintas, que muchos mezclan como si fuesen lo mismo, cuando no lo son: por un lado, el agotamiento de los recursos naturales (pico del petroleo), y por otro lado, la crisis ecológica que tenemos ya aquí, y de la cual hablamos mucho, pero sin hacer nada para solucionarla, pues ello conllevaría renunciar al capitalismo, y nuestra sociedad occidental no está por la labor.

      Y eso es lo que pienso de las cosas importantes.

      Luego hay otros temas algo menos importantes, como es el conflicto nacionalista en Catalunya, y al que no le veo solución racional, debido a que es un conflicto emocional. Hay una parte de la sociedad catalana que se siente española, y otra parte esa misma sociedad que no tiene lazo emocional con la idea de España. Vamos, que su identidad no es española, sin importar lo que diga el DNI, que no deja de ser un documento legal expedido por una burocracia.

      Sobre el fondo de la cuestión no tengo mucho que aportar: respeto que haya catalanes que no se sienta españoles, y respeto a los catalanes que sí se siente españoles, como no podía ser de otra manera. No voy a discutir sobre sentimientos.

      Lo que sí discuto son algunos puntos concretos. Seguro que eso lo ha notado. Es decir, que no le he insultado, ni le llamado «traidor», ni «imbécil», ni nada por el estilo, por que además usted no lo es. Pero muchas de las cosas que usted sugiere, o incluso afirma abiertamente, me chirrían con realidades que yo tengo por ciertas. Como el hecho de que los referendums no han solucionado los problemas nacionalistas en Escocia o Quebec. O la «soberanía» (que es un concepto ténico-juridico) del Parlament de Catalunya… que no tiene. O como presentar a los catalanes como un Todo, cuando son un conjunto de personas con diversas sensibilidades, y divididos en este asunto del separatismo. Etc.

      Debatir sobre emociones no tiene sentido. Pero creo sí lo tiene hablar sobre aspecto concretos, basados en hechos conocidos.

      Y bueno, si me pongo a generalizar un poquito más, pues le veo a usted tres aspectos:

      El primer aspecto es ser muy crítico con España,y en un sentido nada constructivo. Es decir, que más que criticar a España, usted la condena. Es un punto de vista respetable… si fuese coherente.

      Pero se da el caso de que (segundo aspecto) todo ese espíritu crítico se esfuma cuando habla de Catalunya, para la cual solo tiene parabienes. Además, asimila el nacionalismo catalán como si fuese Catalunya entera, pero ese es otro tema. .

      …. y finalmente, el tercer aspecto es su sorprendentemente exaltación con la UE y Europa en general. Me chirriá especialmente que cite a Francia, que es el país más centralista de toda Europa, y que tiene a su propio Pais Vasco (francés) y su propia Catalunya (francesa) bajo un férreo centralismo que hace buena, por comparación, a la España de las Autonomías.

      Y bueno, usted es muy libre de pensar como quiera, y claro que también expresar sus opiniones. Le animo a seguir haciéndolo. Pero le recuerdo que este medio digital se llama «Iniciativa DEBATE». Y para debatir hacen falta puntos de vista diferentes. Vaya, que debería usted molestarse por que yo escriba respondiendo a sus escritos de forma crítica.

      Un cordial saludo.

  6. No ha contestado al comentario de J A, se ha limitado a descalificarlo sin argumentos, y de paso aprovecha para insultar a todos los que no piensan como usted y victimizándose a la vez.
    Su hay un relato contrario fundamentado, lo menos que puede hacer es contestarlo.

  7. Penoso. J. A. analiza y puntualiza, desde un punto de vista político e histórico, un artículo de Jaime Richart y éste obsequia a aquél con una respuesta desde el punto de vista estrictamente personal y visceral. En resumen, jaimerichart intenta matar al mensajero que le contradice con malas noticias, ignorando que ese noble deporte ya lo denunciaba Plutarco en su obra Vidas, y más de cinco siglos antes Sofocles (s. V a. C.) en Antigona, muchos siglos después, Shakespeare en Antonio y Cleopatra. En fin, cosas que ocurren cuando un juntaletras se deja guiar por el eslogan, la consigna, el manual y, acaso,…… la nómina.

  8. Es muy simple. Miras el mapa y es imposible decir que Cataluña es otro país. Ni con su catalan ni con su Sagrada Familia ni nada. Es España, y sólo los cegados por el espejismo de un inexistente oasis ven un país. Miras la historia, desde que los Romanos nos dieron civilización, y sucede lo mismo. Lo que actualmente ocurre es que corren tiempos blanditos y fáciles para podemitas e indepes. Todos estos, unos falsos ventajista que esperan sacar tajada personal e intransferible como el ilustre Jordi Puyol y el futuro ilustre Pablo Iglesias. Deberíamos pactar un país más grande y fuerte con nuestros hermanos portugueses, y hacer una gran nación integrando todos los idiomas de Iberia.

  9. Cartucho y compañía. No merecéis la más mínima atención…
    Todos los países que por fin consiguieron su independencia a lo largo del tiempo atravesaron vicisitudes muy parecidas. Salvo estos catalanes y vascos aprisionados por la historia de la intolerancia llevada hasta sus últimos extremos…
    Por cierto, en materia de insulto también sois los campeones.

  10. J.A.
    Los referéndums según vos no sirven para arreglar ningún problema ni siquiera el problema catalán ni el Otan de entrada no, para arreglar los problemas del mundo no hay otra vía que el decrecimiento, pero bueno eso y engancharte a lo de que los catalanes “semos” algo afrancesados y como que ellos son jacobinos pues ya podemos dar gracias a Dios, permite que te diga que es un argumentarlo de los que se infiere que a ti lo que es caerte simpáticos no te caemos precisamente los catalanes a excepción de aquellos que se sienten españoles, generalmente los que emigraron de España, pero mira yo siendo de origen castellano estoy del gobierno de Madrid -vacía Caspaña hasta los cataplines, lleno de patriotas de hojalata que le venden la patria al gringo y no dejan a los demás desarrollarse entre otras cosas mediante el dumping fiscal o con otros sistemas pero siempre robando, borboneando y manipulando, pasión por el gerundio. Pero haz un referéndum en Portugal y veras lo que te dicen, Las ganas que tienen de federarse con Caspaña, ¡¡¡pero si no hay por donde cogernos¡¡¡ coño¡¡¡Viva el rey viva el orden y la ley¡¡

    • Futbolín, el problema es el de siempre en este puñetero país de indigentes mentales.
      Esta gente no lee este artículo ni otros que puedan haber por ahí en sentido parecido, ni le interesa lo más mínimo nada que no sea su ultranacionalismo y además exacerbado. Estos «muchos españoles» se asoman por aquí o van de un sitio a otro, como los tiburones cuando huelen la carnaza, y a partir de ahí sueltan su rollo cultiparlante, que es el rollo más o menos oficial sobre el asunto, y se acabó. No hay más.

    • Muy buenas:

      Yo no digo que los referendums no sirvan para arreglar “nada”. Digo que no sirven para resolver el problema del separatismo. No ha servido para resolverlo en Quebec (donde se solucionó imponiendo la Ley de Claridad), no ha servido en Escocia, donde están exigiendo OTRO referendum (y luego sería otro y otro y otro), y tampoco funcionaria en Catalunya, donde tenemos el precedente de las plebiscitarias de 2015, cuyo resultado no fue respetado por los separatistas, a pesar de que lo habían convocado ellos mismos, y también eran ellos los que impusieron las reglas.

      En realidad, es muy sencillo de entender: es una cuestión emocional. Por eso no tiene arreglo.

      Usted mismo, si se convocar el dichoso referendum, y gana el “NO” (que es lo que pasaría, como ocurrió en Escocia, aunque solo sea porque casi ningún catalán quiere verse fuera de la UE), usted seguirá sin sentirse español. Seguirá frustado. Y esa frustración, compartida por el resto de los separatistas catalanes, volverá a estallar más pronto que tarde. Y, con cualquier coartada, exigirán otro referendum, y luego otro, y otro y otro….

      Encima está el tema de los políticos que viven de este enfrentamiento. Todos esos políticos – que sí, que también los hay en Madrid, pero mayormente son los que habitan en Catalunya- no van a abandonar la causa que les mantiene en el poder, y les permite no tener que responsabilizarse de nada. Ya han arruinado la Generalitat de Catalunya (le deben 70.000 millones de euros al Fondo de Liquidez Autonómico), pero no pasa nada, porque son “catalanes, muy catalanes, y mucho catalanes”.

      El referendum no ha solucionado nada en Escocia, no solucionó nada en Quebec, y no solucionaría nada en Catalunya.

      Lo de que los catalanes son algo afrancesados no lo digo yo, sino que lo ha escrito el Sr. Richart. Yo me he limitado a señalar que los franceses son los más centralistas de toda Europa, y que están exterminando la identidad catalana de la Catalunya francesa, negándoles la autonomía, la Generalitat, y hasta la cooficialidad del catalán. Con lo que dudo mucho que eso sea lo que quieren los catalanes.

      “se infiere que a ti lo que es caerte simpáticos no te caemos precisamente los catalanes a excepción de aquellos que se sienten españoles “

      Pues mire, esos no son pocos precisamente.

      “generalmente los que emigraron de España, pero mira yo siendo de origen castellano estoy del gobierno de Madrid -vacía Caspaña hasta los cataplines, lleno de patriotas de hojalata que le venden la patria al gringo”

      Las mismas críticas se le podrían hacer al gobierno de la Generalitat. A ver si se cree que ERC o el PDCat sueñan siquiera con enfrentarse a los USA, esos gringos cuyo lema es “Conmigo, o contra mi”.

      “ y no dejan a los demás desarrollarse entre otras cosas mediante el dumping fiscal “

      Hombre, los reyes de eso son los suizos, y luego resulta que los nacionalistas catalanes solo tienen alabanzas para Suiza, la gran lavadora de dinero negro del mundo. Eso por no hablar los nacionalistas catalanes como Sala i Martí que quieren convertir Catalunya en un parásito fiscal como la propia Suiza.

      Es decir, ¿donde está coherencia?

      El sistema capitalista es un juego asqueroso en el que solo puedes ganar haciendo trampas. Criticáis a regiones agrícolas como Extremadura por que pierden ese juego, y criticáis a Madrid por que ganan. No hay coherencia.

      “o con otros sistemas pero siempre robando, borboneando y manipulando, pasión por el gerundio. “

      Insisto: otra forma de ganar en el capitalismo no hay.

      En la propia Catalunya tienen una región neoliberal como es Barcelona, y otra región agrícola y pobre como es Lleida (alias “tractoria”). Y ustedes se enorgullecen del éxito neoliberal de Barcelona, así como de la humildad de Lleida. Por que ambas pertenecen a su Tribu. A Madrid y Extremadura las sienten como algo ajeno, y por eso las rechazan a ambas con excusas que se contradicen entre sí.

      Si sintiesen Madrid y Extremadura como algo propio, las defenderían como defienden a Barcelona y Lleida. Por que son esencialmente iguales (Barcelona y Madrid, Lleida y Extremadura).

      “Pero haz un referéndum en Portugal y veras lo que te dicen, Las ganas que tienen de federarse con Caspaña “

      No, si los que no quieren federarse con Portugal somos los españoles. Además, ¿para qué, si ya estamos dentro de la UE?

      En serio: cada vez que sale a colación la chorrada esa de la federación hispano-lusa hago esa misma pregunta: ¿para qué, si ya estamos dentro de la UE? Y nadie ha sabido responderme.

      El día de mañana todos nos disolveremos en una sola identidad nacional europea, y santas pascuas. España, Catalunya, y Barcelona serán solamente unos lugares donde vives, y tu identidad será europea. No serás catalán, ni español, más de lo que eres del barrio de Gracia; una mera cuestión geográfica. Pero emocionalmente serás europeo. Ese es el futuro en la UE.

      Por eso los ingleses se han largado.

      Un saludo.

  11. Ha dado usted en el clavo con eso de ‘la resignación de la otra parte ante la razón de la fuerza’. Es el caso de Catalunya desde1714, en que el borbón de turno la cambió con los ingleses por Menorca y Gibraltar para que se retiraran de su alianza con los Austriacistas. Primero cayó Valencia y luego Catalunya. Siguieron los Decretos de Nueva Planta, verdadera trituradora de derechos y fueros, y así hasta llegar a la Guerra (IN)Civil, su desenlace y su posterior época de dictadura, represión y terror, hasta llegar a nuestros días con un incesante expolio fiscal, el incumplimiento sistemático de infraestructuras presupuestadas, el constante hostigamiento a la lengua catalana y el reiterado insulto de ‘insolidaria’ a una comunidad que aporta a España el 20% del PIB nacional y sufre un expolio fiscal anual de 15.000 millones de euros. Esa ‘resignación’ a la que usted alude se parece demasiado a la ‘paz de los cementerios’ de Franco.
    En cuanto al embrollo post-1/O, viene a la mente aquella frase que atribuyen a Einstein que dice que ‘Cualquier necio vale para complicar las cosas, pero hace falta un genio para simplificarlas’. Y es que cualquier cosa puede suceder cuando la testosterona se impone al juicio y al sentido común. Y ese es el caso, lamentablemente, del conflicto catalán. Si en lugar del ‘a por ellos’ y el desembarco de piolines, el gobierno español se hubiese limitado a ningunear e ignorar el referéndum del 1 de octubre pasado, tildándolo de ‘costillada’ sin más consecuencias, este se hubiese desarrollado sin incidencias y aquí paz y allá gloria. Los resultados hubiesen sido los mismos: un par de millones de votantes a favor de la independencia y ninguna incidencia legal, por tratarse de un referéndum al margen de la ley y no vinculante. Pero tras el ridículo que el gobierno central hizo el 9-N, donde supuestamente no iba a haber (pero sí hubo) censo, mesas, urnas, papeletas y votantes, no estaba dispuesto a otro ridículo parecido con el 1-O donde, por cierto, también hubo censo, mesas, urnas, papeletas y votantes. Esta vez había que marcar paquete, aún a costa del escándalo que para el mundo civilizado significó ver a las policías españolas apaleando a pacíficos votantes, hasta que la Merkel cogió el teléfono y los puso firmes. Tras esa cagada monumental sólo quedaba escabullirse de la forma menos grotesca posible. ¿Cómo? Pasándole la patata caliente a la mal llamada ‘justicia’. Pero esa es una solución que lleva implícito un problema mayor ya que, como se ha visto, una vez puesta en marcha la locomotora jurídica, su propia inercia, endogamia y egolatría la hacen incontrolable e impredecible. En aras de la supuesta ‘independencia de poderes’, una vez la ‘justicia’ toma el mando, ya no hay control posible. Y por ahí vamos, en un escenario de consecuencias y repercusiones que están por ver, en función de las sentencias por unos supuestos ‘delitos’ que, un tribunal europeo tras otro, han rechazado como inexistentes, lo cual no le impidió al fiscal Cadena inventarse aquello tan pintoresco como falso de ‘murallas humanas lanzadas contra Policía y Guardia Civil’. Cualquier mentira valía para justificar la máxima severidad en las sentencias. Menos mal que ya no hay pena de muerte en España porque si no, y como ya amenazó Pablo Casado en su momento, tendríamos nuevas versiones de Companys fusilado.

    • J.A.

      Una nación necesita un Estado o federarse por lo menos con unas reglas claras, y unas autonomías que no sean de quita y pon y un café para todos lo quieran o no, o lo sientan o no conveniente, pero lo contrario es salir con desventaja en la carrera en un mundo competitivo, porque cuando venga el necesario decrecimiento ya estaremos en otro asunto, (y bajo tierra) mira que es facilito de entender, para claro está los que no sean ventajistas y les gusta que su nación y su estado esté por encima de las otras.

      Los extremeños tienen trenes de mierda y ahora se los van a electrificar y poner AVE en vez de trenes como Dios manda y punto, pero ellos son mucho españoles y por mi parte adelante y si se quejan mucho que vayan a vivir al Gran Madrid y eso que se ahorran de desplazamientos.

      Los referéndums sirven para por lo menos saber quien está a favor de una cosa o de otra y después vendrán las negociaciones y la ratificación de los acuerdos o no, pero decir que como los otros se han perdido, en España por si acaso y Otan aparte no los autorizamos y encima los apaleamos me parece un chiste, entre otras cosas son difíciles de ganar pues no se porque tanto miedo a realizarlos, porque el Estado siempre tiene la paella por el mango y la propaganda para meter miedo y decir que si te separas vagarás por el espacio sideral, o sea que solo consigue la independencia el que tiene mas cañones según tu pareces ver como única solución, créeme independizate o siéntete mas independiente, no se consigue nada contra el cazurrismo hispano colonial pero a la larga te invade una enorme paz interior. (Ironía en modo ON que estamos en fiestas)

      • Buenas:

        «Una nación necesita un Estado o federarse por lo menos con unas reglas claras»

        Las de España están muy claras. Son públicas y conocidas.

        «y unas autonomías que no sean de quita y pon »

        Las de España no son de quita y pon. De hecho, no se pueden quitar sin reforma Constitucional previa.

        » un café para todos lo quieran o no, o lo sientan o no conveniente»

        Por eso en la Constitución Española se reflejan distintos niveles de autonomía. Aunque tampoco veo mayor problema en la igualdad.

        » cuando venga el necesario decrecimiento ya estaremos en otro asunto, (y bajo tierra) »

        Caballero, el «necesario decrecimiento» comenzó en la crisis de 2008, tras la cual nada ha sido igual. No se deje engañar por los datos del PIB; ya estamos decreciendo. Lo que ocurre es que ese decrecimiento lo están cargando a las espaldas de los trabajadores, como de costumbre.

        «Los extremeños tienen trenes de mierda y ahora se los van a electrificar y poner AVE en vez de trenes como Dios manda y punto, pero ellos son mucho españoles y por mi parte adelante y si se quejan mucho que vayan a vivir al Gran Madrid y eso que se ahorran de desplazamientos.»

        Evidentemente, ellos tienen ese sentimiento.

        Otro tema es si una región agrícola y sin salida al mar le iría mejor o peor aislada dentro de España. Yo creo que le iría peor. Pero en realidad, da igual: ellos quieren ser españoles. No es una cuestión de números, sino de sentimientos.

        Por cierto, que eso de la acumulación de población en las grandes urbes es algo que viene ocurriendo en todo el planeta desde hace siglos. Un proceso que comenzó con la Revolución Industrial. En EEUU, por ejemplo, la población se apelotona en ambas costas, dejando un interior practivamente vacio salvo por alguna gran urbe. Mundo Rural vs Mundo Urbano. Pasa en todas partes.

        «Los referéndums sirven para por lo menos saber quien está a favor de una cosa o de otra y después vendrán las negociaciones y la ratificación de los acuerdos o no, pero decir que como los otros se han perdido, en España por si acaso y Otan aparte no los autorizamos y encima los apaleamos me parece un chiste»

        Vamos a ver: es que son precisamente los separatistas los que ponen de ejemplo a Escocia y a Quebec. Yo solo informo que los referendums no han solucionado nada en ninguna de las dos, y también argumento que no serviría de nada en Catalunya. Me remito a las plebiscitarias de 2015: victoria del NO en el plebiscito – según las reglas de los propios separatistas-, que fue ignorada por los catalanistas.

        Da igual lo que digan las urnas; los que no se sienten españoles van a seguir sin sentir españoles, así pierdan mil referendums. Por lo tanto, no sirve de nada.

        Dicho lo cual, y esto me gustaría subrayarlo, estoy totalmente en contra de lo que hizo el gobierno central aquel 1 de octubre. Fue estúpido e innecesario. En 2009 ya se celebró un referendum de independencia ilegal, y el gobierno español de aquel momento (el ejecutivo de Zapatero) se limitó a pasar del tema. Y hoy el episodio está olvidado por todos.

        Y no, no creo que simplemente ignorando el problema se hubiese reconducido todo. En realidad creo que habría ido todo más o menos igual, por que los políticos separatistas estaban decididos a forzar el choque de trenes. Pero nos habríamos ahorrados muchos heridos y una imagen lamentable.

        » son difíciles de ganar pues no se porque tanto miedo a realizarlos»

        No hay miedo. Sabemos, Unión Europea mediante, que ganaría el NO. Pero también sabemos que sería inútil.

        «o sea que solo consigue la independencia el que tiene mas cañones según tu pareces ver como única solución»

        Bueno, si echas un vistazo a la Historia, lo de los cañones es lo más normal. Pero es que yo no he dicho que eso sea una «solución». Considero que no hay solución ninguna, y además lo he dicho ya varias veces.

        El futuro de Catalunya no es otro que ser un nuevo Ulster. ¿Y cómo se solucionó lo del Ulster? Pues no se solucionó. Hubo militarización, hubo «Domingo Sangriento», hubo suspensión de autonomía durante años, y no se solucionó. El problema sigue. El Ulster está roto, y Catalunya también está rota. No tiene solución.

        Un saludo, y felices fiestas.

        • Pero L.A. que dices de reglas claras si cualquier ley autonómica(loapas aparte) que le jode al centralismo por H o por B se lleva al Prostitucional y luego sale lo que por detrás le han metido al Supremo y al Prostitucional, yo soy Valenciano aunque mas criado en BCN y actualmente llevo una década en Murcia, me alegro que seamos mas o menos podemitas pero tu eres mas pesimista que yo que ya me creía en el top 10 del pesimismo, me superas debo reconocerlo, hasta la próxima paisano.

          • Buenas:

            Está usted hablando de leyes. Bien, hablemos de leyes. Nos moveremos en el plano puramente técnico-jurídico.

            Las reglas SÍ están claras. Las CCAA tienen, como su propio nombre indica, autonomía, y no soberanía. Esto es cristalino. Y dentro de su autonomía tienen unas competencias claramente delimitadas por la Ley.

            Hay muchas leyes que le «joderán» al centralismo, como el reconocimiento de las lenguas cooficiales, pero el centralismo se traga ese sapo, por que vienen claramente consagradas en el art. 3.3 de la Constitución española. Es solo un ejemplo. Hay mil.

            Y si el centralismo fuese al Constitucional, y exigiese que se le retirase la cooficialidad al catalán en Catalunya, el Trribunal Constitucional les enviaría de vuelta a casa de una patada en el culo.

            Por cierto, que la potestad del TC para decidir en esta clase de conflictos también está determinada claramente en la Constitución. Son las reglas. Y pueden no gustar, pero están muy claras.

            La Constitución es la norma suprema, ninguna ley de nuestro ordenamiento está a su altura – por supuesto tampoco por encima-, y eso está claro. Diáfano. De nuevo, puede no gustar, pero está claro, es público, es notorio, y está consagrado. Es así. Está claro.

            Una ley orgánica aprobada por el Congreso, como lo es – por ejemplo- un Estatuto de Autonomía no puede contravenir la Constitución. Puede no gustar, pero es así. Está claro.

            Y las competencias de las CCAA también están claramente delimitadas. Hay cosas que pueden hacer, y cosas que no pueden hacer, y se sabe cual es cual, pues está todo reglamento y recogido en las leyes.

            POR EJEMPLO, una Declaración UNILATERAL de Independencia es ilegal (aquí, y en cualquier país del mundo. Por aquello de «unilateral»). Y lo es lo haga un ayuntamiento, o una diputación, o una CCAA. No tienen esa competencia.

            Otro ejemplo: ninguna administración puede limitar el derecho de TODOS los españoles a acudir al Defensor del Pueblo, que supervisa a la administración para que no se pisoteen los derechos de los ciudadanos españoles.

            Y si llega un Estatut de Autonomía, y dice: «No, los catalanes no tienen derecho a acudir al defendor del pueblo. Solo pueden ir al Sindic de Greuges. Pero les quitamos el derecho a acudir al defensor del pueblo.», eso está claramente en contra de la Constitución (art. 54), y el Tribunal Constitucional está obligado a intervenir para que los catalanes recuperen su derecho a acudir al defensor del pueblo cada vez que la Generalitat les pisotee.

            Y eso, caballero, no era una hipótesis. Eso PASÓ. El Estatut de 2006, en su redacción aprobada por el Congreso (claro, como es una Ley orgánica española, tenía que ser aprobada por las Cortes de España), en su art. 78.1, privaba a los catalanes de su derecho a acudir al defensor del pueblo ante los posibles abusos de la Generalitat. Y el TC les devolvió a los catalanes ese derecho.

            (Ojo, no tiene por qué creerme. Le invito a investigar por su cuenta.)

            Y todo está MERIDIAMENTE CLARO. Estaba clarísimo desde el minuto uno, por que las leyes están claras, que muchos aspectos de ese Estatut colisionaban con la Norma Superior de nuestro ordenamiento.

            Que usted me diga «pues no me parece bien», vale. Pero no me diga que las leyes no están claras. Está todo muy claro, incluido, por cierto, todo lo referente al art. 155 de la Constitución, que lleva ahí toda la vida de Dios. No se lo inventaron en 2017. Siempre estuvo ahí.

            Con respecto a mi pesimismo, yo es que soy directamente colapsista. Es decir, yo creo que nuestro mundo va a colapsar. La duda que tengo es si será una crisis ecológica, o si será el agotamiento de los recursos, lo que se nos llevará por delante.

            Por que esa es otra: una cosa es que se agote el petroleo barato, el carbón barato, el uranio barato, etc, y de repente nos encontremos con que no podemos sostener a los 7.600 millones de personas (y subiendo) que habitan la faz de la Tierra, y otra cosa distinta es que el medio ambiente se vaya a tomar viento, y eso nos elimine.

            Ahora bien, el resultado, caballero, es el mismo: nos vamos de cabeza a la extinción. Y mucho antes de lo que todos creen.

            Un cordial saludo.

    • En eso estamos, amigo David Sempau.
      Me alegro mucho de que haga acto de presencia aquí alguien que represente el espíritu de lo que amo en este asunto. Porque yo hago mío el sentimiento del escape del catalán. No es España, naturalmente, lo que me oprime. Su Naturaleza, la vivacidad, simpatía y solidaridad de la mayoría de quienes la pueblan, etc son amables. Lo que es insoportable, a lo largo de su historia, de un modo o de otro, por unos motivos o por otros, es el predominio en los poderes de toda clase, quienes menos lo merecen: caciques, prepotentes, chulos, ignaros ilustrados y, sobre todo, intolerantes…

      • Buenas:

        Sr. Richart, le voy a dar la razón en cualquier crítica que dirija a nuestra deleznable clase política, con contadas excepciones (yo salvo a Pablo Iglesias, que tiene buena intención, aunque cometa errores como ser humano que es).

        Lo que no entiendo ni comparto es que no extienda sus crítica a la clase dirigente de Catalunya. Máxime cuando la autonomía (que no soberanía) les ha dado la oportunidad de retratarse.

        Hemos presenciado como un barrio (el Carmel) devorado por el subsuelo, debido a la incompetencia de la Generalitat. Más de mil catalanes quedaron sin hogar. Y eso no pasó en el Congo, no. Pasó en Catalunya.

        Hemos visto en Catalunya corrupción caciquil para dar y regalar.

        Tenemos una administración, la Generalitat de Catalunya, antaño la más saneada de toda España, convertida en una ruina debido a una gestión incompetente y corrupta.

        Hemos presenciado como la Generalitat de Catalunya aplicaba los recortes más antisociales y crueles del todo el Estado Español.

        Y cuando el 15 M se manifestó LEGALMENTE en Barcelona, la reacción de la Generalitat fue perpetrar la Carnicería de 2012: enviaron a los mossos a mutilar mujeres, herir niños pequeños, y machacar a ostias a manifestantes pacíficos. Y luego salió el conseller de turno a justificar aquella salvajada diciendo que el Futbol Club Barcelona iba a jugar la final de copa, y había que vaciar las calles para los boixos nois….

        Una represión salvaje, contra personas que se manifestaban legalmente… y lo perpetraron ¡en nombre del fútbol! ¡Por el amor de Dios, qué cojones fue aquello!!

        En 2014, fuerzas de izquierda intentaron organizar un multi referendum (ilegal, sí, es verdad) en Catalunya sobre deuda pública y soberanía popular, y la reacción de la Generalitat de Catalunya fue enviar a los mossos a secuestrar urnas para que nadie pudiese votar.

        Ese mismo 2014 fue cuando el Parlament, en votación oficial, le negó el derecho de autodeterminación a los kurdos, a los palestinos, y a los saharauis. Puede buscarlo en internet. Es verdad. Aquello ocurrió.

        Hemos visto casos de torturas perpetradas por los mossos… a la guardia urbana matando a tiros al perro de un vagabundo en mitad de Barcelona…. a un subteniente de la policia catalana traficando con pornografía infantil… este mismo año, 2019, una manifestación feminista en Manresa reventada a base de cargas de los Mossos…

        Y por supuesto, en la cima tenemos el más absurdo, el más subrealista de los episodios: la conmemoración del 1 de octubre, en el año 2018 (no el año 2017, cuidado, sino el 2018), cuando Quim Torra llamó por la mañana a manifestarse, y el mismo Quim Torra envió por la tarde a los Mossos a partirles la cara a los mismos manifestantes que él había convocado!! Por el amor de Dios, ¡¡que alguien me lo explique!!

        La CUP, con toda la razón del mundo, exigió la dimisión del conseller d´interior de la Generalitat. Exigencia con la cual Quim Torra se limpió el culo, muy en su línea.

        Y sí, claro que se puede hacer una lista muy parecida con cosas ocurridas en Valencia (mi tierra), pero precisamente a eso es a lo que voy: SON IGUALES.

        Huir de España, como usted dice, no hará que los catalanes escapen de la corrupción, del caciquismo, de la chulería, y de la incompetencia de los políticos. Todo eso ya lo tienen dentro.

        Luego se puede hablar de la casta política de otros países de nuestro entorno, como Francia, o Italia (¡joder, Italia! ¡No hay por donde cogerla!), y viene a ser más de lo mismo.

        Es problema no es España. Es el sistema capitalista.

        Un saludo

        • Estimado J.A. agradezco la generosidad de sus entregas, al igual que las del resto, como la anterior de David Sempau…pero para mi la segunda clave para descifrar, -a pesar de que usted le desmiente- de donde viene todo este galimatías nacional, nos la da Futbolín cuando escribe: «Una nación necesita un Estado o federarse por lo menos con unas reglas claras, y unas autonomías que no sean de quita y pon y un café para todos lo quieran o no»

          De ello «di fé»…. no de que es así, sino de que yo también pienso así, en este artículo de prensa que se lo adjunto en dos formatos para que si le interesa elija el formato mas cómodo para su lectura.

          https://www.naiz.eus/eu/iritzia/articulos/golpismo-y-verdad

          http://www.rebelion.org/noticia.php?id=232139

          La primera clave…después de leerle en sus comentarios y aunque no la nombre, es el franquismo medieval instalado en el poder judicial, financiero, mediático….y la mentalidad centrípeto.política instalada también en el PSOE.

          Referente a la clase política de aquí y de allí, aunque defiendan causas diferentes desde ideologías opuestas… se da en toda ella una característica COMÚN que les hace afines….la SOBERBIA..

          Buen día y mucho ánimo para el nuevo año y venideros…sabiendo que no estamos solos.

          Ondo izan

          Iulen

          • Julen: El amigo JA dice que las leyes están claras y yo pienso que las leyes nunca está claras, de tal forma que ya decía creo recordar que fue el conde de Romanones, supongo que basándose en sus coj…. que los diputados hiciesen las leyes que ya me ocuparé yo de los desarrollos reglamentarios de las mismas y precisamente los que las administran los cuerpos judiciales no han hecho la transición desde el franquismo y las interpretan como les sale del pitorro.
            Obviamente se trata de eso de soberanía y de la constitución que se aprobó bajo el ruido de los sables el mismo 155 se ha aplicado como les ha salido de sus reglamentos por no decir algo mas feo, que manía con la unidad a las malas cuando las cosas van mejor por las buenas.
            Saludos y buen 2020

          • Buenas:

            Me remito a lo anteriormente dicho: las leyes están claras. Ni siquiera se trata de recurrir a los reglamentos. Las propias leyes están claras.

            Otra cosa, como también dije ya, es que te gusten más o menos. Pero están muy claras.

            Un saludo

          • J.A: Díselo eso a LLarena que no entiende como no le aprueban por Europa sus interpretaciones, en fin J,A, eso de la claridad sabes perfectamente que no es así, el derecho no son las exactas, por mas que tu te emperres y para mas inri con los jueces politizados al máximo, con todos mis respetos a otro perro con ese hueso, jajajaja

          • Buenas:

            Por supuesto que el derecho no son matemáticas.Pero eso es aplicable a todos los países del mundo.

            Las leyes españolas están claras. Tan claras como pueden estar. Alguna laguna siempre se puede encontrar, en cualquier ordenamiento, pero el nuestro tiene pocas, y las pocas que tiene se van solventado. (Aunque los avances tecnológicos se ocupan de crear nuevas lagunas)

            Respecto de los problemas de Llanera, hay que decir que hasta el Tribunal Supremo le ha tirado para atrás algunas de sus tesis.

            Recuerde que Llanera es juez DE INSTRUCCIÓN. El hombre ese no dicta Sentencia. Son otros magistrados los que la han dictado.

            Por lo demás, esto es lo de siempre: Falciani, el hombre que reveló los crímenes bancarios que se cometían en Suiza, ya ha sido condenado por los Tribunales suizos, y lo ha sido en ausencia, sin oportunidad de defenderse. Actualmente, ese hombre está refugiado en España, que se niega a entregarle a la justicia Suiza.

            ¿Significa eso que Suiza es un país de pandereta, y que sus leyes no están claras?

            No, no significa eso. Solo significa que todos los países tienen esa tendencia a proteger a los que se acogen a ellos, por muy justificada que está juridicamente las acusaciones que vierten contra ellos desde el extranjero.

            Un saludo

          • J.A. permítame un acertijo sobre el elemento arquetípico de la ley…

            Una balanza que en el fiel marca 24 Kgs y de sus dos brazos en equllibrio, penden de cada uno de ellos otros dos brazos también en equilibrio…

            Sería la imagen perfectísima de la ley.. todo en equilibrio entre cargos y penas al margen de quien sea el juzgador….en el caso de España en muchos casos: «el jugador».

            Así cuatro brazos en total y todos en equilibrio. Dibujando de izquierda a derecha, del primer brazo penden tres cuadrados cada uno colgado del anterior. Del segundo brazo dos círculos. Del tercer brazo dos hexágonos y una estrella. Del cuarto brazo, un hexágono, un cuadrado y un círculo.

            Y al juez se le presenta el dilema de que con todos esos concurrentes entre atenuantes y agravantes, testigos falsos y verdaderos, ideología cercana o afinidad política del juzgador con el juzgado o no, etc, etc, etc… tiene que dictar respuesta a la pregunta : ¿cuanto pesa la estrella?..

            En este ejemplo a pesar de los múltiples concurrentes la respuesta que cabe solo es una ya que la ley si es clara: «EL CONJUNTO PESA 24 KILOS».

            Aquí no cabe la ambigüedad por tratarse de números y la arítmética sin decimales es ciencia exacta, de solución y respuesta única…, pero la solución al problema político que nos ocupa el artículo, por mucha precisión con que estén redactadas las leyes, la «aritmética» política de los gobiernos españoles tratan de buscar la solución catalana judicializando el caso, al saber que la artillería política del «atado y bien atado» de la doctrina del dictador quedó instalada en el poder judicial al ser un órgano no sometido a vaivenes electorales…y de aquella pólvora autocrática….hoy lodazal «democrático»

            . ondo izan

          • Buenas:

            Acepto su idealización de la Justicia, pero le ruego tenga presente que en el capitalismo esa imagen nunca se cumple.

            Desde el momento en que cada acusado tiene una defensa tan buena o tan mala como el tamaño de su billetera, no hay tal Justicia. Esa es, al menos, mi opinión.

            Respecto de que el conflicto catalán no se puede solucionar por vía judicial, eso es obvio.

            Ahora bien, del conflicto están surgiendo cuestiones tangenciales que sí se deben resolver judicialmente.

            Es decir, ante la Ley, un delito es un delito, aunque tenga motivaciones políticas.

            Pero claro que el conflicto político que tienen en Catalunya no lo resolverá ningún magistrado, ni en España, ni en la UE…

            … pero es que eso no lo pretende nadie fuera de Catalunya.

            Es decir, el resto de españoles ya saben que las Sentencias del TS no solucionan el problema político. Pero ese proceso judicial tenía que llevarse a cabo, pues existía la posibilidad de que hubiesen varios delitos de por medio.

            Los nacionalistas catalanes son los únicos que se creen que alguien pretendía solucionar el conflicto político en los Tribunales; el resto ya sabíamos que el necesario proceso judicial no iba a solventar el conflicto político.

            El conflicto político se intentó encauzar mediante la archifamosa «Operación Dialogo» del gobierno central en 2017, y que parecía que progresaba hasta que los separatistas rompieron el dialogo. Más tarde, ya con Sánchez en el poder, el gobierno presentó en el Congreso una moción conjunta por el dialogo; moción esta que los separatistas catalanes reventaron.

            Así pues, es mentira que se esté tratando de solucionar el conflicto por vía judicial; el gobierno central, bajo diferentes ejecutivos, ha intentando el dialogo. Otra cosa es que, paralelamente, existan un proceso judicial respecto de ciertos hechos que podrían ser delictivos. Pero ambas cosas no son mutuamente excluyentes. De hecho, no son en ningún país civilizado.

            Por último, me llama poderosamente la atención que usted escriba que el poder judicial es » un órgano no sometido a vaivenes electorales», cuando se viene denunciando en todos los países Occidentales (España incluida) justo lo contrario: que los Altos Jueces del Tribunal Supremo (o el órgano similar que tiene cada país) son siempre elegidos a dedo por políticos, cuando deberían ser independientes.

            Así, el Presidente de los EEUU elige a dedo a los jueces del tribunal supremo de EEUU. Idem en Francia. Y en España y Alemania, los miembros del Tribunal Constitucional, así como los del Tribunal Supremo, son elegidos por el Congreso y el Senado.

            Claro que son sensibles a los «vaivenes electorales»; es precisamente eso lo que se viene denunciado desde siempre.

            Un saludo

          • «Respecto de que el conflicto catalán no se puede solucionar por vía judicial, eso es obvio.

            Ahora bien, del conflicto están surgiendo cuestiones tangenciales que sí se deben resolver judicialmente.

            Es decir, ante la Ley, un delito es un delito, aunque tenga motivaciones políticas.»

            De la lectura de su comentario de respuesta al mío, me han detenido estos tres párrafos.

            La primera cuestión tangencial surgida del conflicto político que menciona en su primer párrafo, es que se han cometido delitos e ilegalidades por parte de las autoridades del gobierno e instituciones catalanas como se deduce de su segundo párrafo…No lo niego y se deben rendir cuentas con la justicia…..y por ello estoy de acuerdo con su tercer párrafo

            Pero………………………………………………………………………………….
            al igual que ocurre con el conflicto-problema del cambio climático (calentamiento global y fenómenos climatológicos extremos), hay que saber separar los temas para poder discernir y los ámbitos para saber «competir».

            Saber discernir, para que la redacción del diagnóstico se haga con la mayor razón de justicia y objetividad posibles….y no como acostumbran en este país, en primer lugar los medios de comunicación desde dar la información con gran contenido de opinión subjetiva cercana a la pasión… y las sentencias con gran contenido político sectario cercana a la subordinación

            Como ejemplo ¿que está ocurriiendo con el «conflicto» del cambio climático?. Pues que a falta de diagnósticos objetivos por interesados, en primer lugar que se está metiendo en el mismo saco lo que es un calentamiento global de causa cíclica y natural con lo que es fenómenos climatológicos extremos de causas antropogénicas….pues con el conflicto catalán se dan parecidos parámetros comparativos y de ahí que la solución debe ser la misma, es decir que a lo natural (el sentir nacional devenido de una memoria de hechos históricos soberanos) dejar que siga su curso.natural de la forma mas neutral posible…..y de las consecuencias «antropogénicas extremas» : ¿rebelión-sedición o DESOBEDIENCIA?, grupo terrorista CDR o MONTAJE POLICIAL de vasta experiencia en el Pais Vasco?

            Mucho ánimo a todas…saludos y salud.

            Iulen

            https://www.ecorepublicano.es/2019/12/tecnologia-y-filosofia-por-julen-lizaso.html

            https://www.naiz.eus/eu/iritzia/articulos/activistas-y-negacionistas

            http://www.redescristianas.net/un-diagnostico-incomodolulen-lizaso/

          • .https://www.noticiasdegipuzkoa.eus/opinion/editorial/2019/12/30/cdr-terroristas-caso-desinfla/1007327.html

            Buenos días J.A. Aquí copio-pego este link sobre una noticia que tiene mucho que ver con lo que escribía en mi comentario (aún en «capilla» cuando hace casi 24 horas que lo escribí) de respuesta al suyo último sobre las formas de actuación de la justicia española en casos que tienen que ver con la política de los nacionalismos periféricos.

            De esto sabemos mucho los vascos, y ahora se aplica el mismo manual de guerra sucia en Cataluña. Con este manual se cerraron dos periódicos en Euskalerría (Egin y Egunkaria),por actuaciones del juez Baltasar Garzón,

            Primero se escribía el resultado que se pretendía…enmudecerlos y hundirlos económicamente para que no vuelvan a editar. Para ello se revisaba el Código Penal y se seleccionaba el artículo que lo hacía posible. En tercer lugar si las pruebas no eran suficientes, se inventaban o se creaban para que con ellas quedaran justificadas las penas como objetivo y motivación principal y única.

            Fue la constante de actuaciones por parte del estado durante la guerra, en la postguerra aún humeante…pero se puede «comprender» tratándose de episodios y escenarios con gran ímpetu belicoso. Pero fue práctica habitual en los años de «plomo» en el País Vasco con un montón de detenciones arbitrarias, multas, enajenaciones de bienes y encarcelamientos injustos….. aún hoy, pues le recuerdo el caso de los jóvenes de Altsasu.y ahora con los CDR catalanes, así que….

            En el acertijo de la balanza tiene la sentencia: 24 Kilos, solo falta buscar la prueba final (el peso de la estrella) para que cuadren pena y cargos…..en este caso no hay subjetividades por tratarse de números, pero en los procesos reales, muchos de ellos esperpénticos…

            Que pase un buen día.

            Iulen

          • Buenos días:

            Sobre el tema de los medios de comunicación no vamos a discutir, por la sencilla razón de que estamos de acuerdo: combinan mala fe e incompetencia. Que son dos cosas distintas.

            Respecto de la mala fe, no son realmente «medios de comunicación»; son medios de propaganda.

            No hay ni un solo medio de comunicación que no tenga una agenda, y que no retuerza su relato en función de unos ciertos intereses.

            Eso, respecto de la mala fe. Luego está el tema de la incompetencia, muchas veces – muchísimas- utilizan mal el lenguaje, o simplemente no tienen ni puta idea de los hechos, o de la materia de la que están hablando.

            Esto ha perjudicado muchas veces a la imagen de los Tribunales de Justicia. Y no es que estos estén libres de pecado, pero hay cosas muy sangrantes.

            Un ejemplo, totalmente verídico, fue un proceso penal contra un padre acusado de abuso sexual (no hubo violación, solo tocamientos) contra su propia hija, en el cual – con el acuerdo del fiscal y de la madre, que ejercía de acusación- se acordó que el padre no iría a prisión, pero se le prohibiría acercarse a la niña, al tiempo que se le obligaba a seguir manteniendola económicamente. ¿Por qué? Pues por que la madre no trabajaba, y por la tanto la niña dependía económicamente del padre. De entrar este en prisión, la propia niña – la victima- se vería en la miseria.

            Pues bien, en lugar de explicar todas estas circunstancias, hubo medios de comunicación que titularon «Un padre que abusó de su hija es dejado en libertad por el Juez».

            Este es un ejemplo. Hay miles.

            Insisto: los Juzgados y Tribunales son deficientes. Pero es que luego llegan los medios de manipulación, y todavía destrozan más su imagen de forma injusta por pura incompetencia…. o por conseguir más visitas a la web, que también hay mucho de eso.

            Un ejemplo que mezcla todo lo anterior es el que cita usted: lo de Atsasua.

            Esos hombres fueron acusados de terrorismo, delito este del que fueron declarados INOCENTES por la mismísima Audiencia Nacional.

            Por otro delito, el de agresión con agravantes, fueron declarados culpables, y se les impuso unas penas que, en opinión de muchos – en mi opinión, por ejemplo- eran desproporcionadas.

            Y entre los que opinaban que la pena era desproporcionada estaba, mira por donde, el Tribunal Supremo, que les rebajó sensiblemente las penas (y aún así sigue siendo mucho lo que les cayó).

            Pues bien: no sé cómo demonios lo han hecho los medios de comunicación, que aún no me he cruzado con nadie debidamente informado: unos (lectores de La Razón y el ABC, supongo) se piensan que fueron condenados por terrorismo. Otros, que los agresores metieron una paliza salvaje a los guardia civiles… ¡y a sus novias!. Otros se creen que los acusados no han roto un plato en su vida… y ninguno de todos los anteriores sabe que las penas fueron rebajadas. Todo el mundo anda mal informado. Y cuando la desinformación es la norma general, la culpa no puede ser del público.

            Respecto del reciente asunto de los CDRs, estamos ante algo que pasa, pasó y pasará en todos los países: que una instancia superior corrige el error de un Juzgado.

            Y en el artículo que usted enlaza se llega hablar de «a imputaciones en modo alguno acreditadas por parte de la Guardia Civil con la consiguiente construcción policial, judicial y mediática de un caso fantasma».

            Pues no es así.

            Y no es así, por la sencilla razón de que no hace falta ningún montaje policial-judicial-mediático para que un Juzgado cometa un error de juicio y tenga que ser corregido por una Tribunal superior, como es el caso. Pasa cada día en todos los países del mundo.

            En la imagen de la balanza que usted propone, cuando se ponen las pesas y el oro, la balanza fluctúa antes de estabilizarse. Es inevitable.

            El Juzgado de Instrucción siguió un criterio errado, por excesivamente duro, y la Audiencia Nacional ha decidido que no procedía la prisión preventiva. Y OJO A ESTO: esa decisión la ha tomado la Audiencia Naiconal en base a los informes de la Guardia Civil. Es decir, que no hubo montaje policial.

            La Guardia Civil elaboró una investigación, y presentó sus informes. En base a esos informes, haciendo una interpretación errada, el Juzgado de Instrucción acordó la prisión provisional. Y en base a ESOS MISMOS INFORMES de la GC, la Audiencia Nacional ha acordado que no procede la prisión provisional.

            ¿Donde está el montaje policial?

            Lo que sí hay es, una vez más, un trabajo de desinformación por parte de los medios, pues hay un interés político en hablar de «terrorismo» en Catalunya. Pero de eso no tienen la culpa, ni la policía, ni los Tribunales.

            Un saludo.

        • Ya digo nada más empezar este artículo que lo que «sobra» acerca de Catalunya y de la parte de ella que es, o se ha vuelto, independentista es la censura, concepto cercano a la crítica y lo opuesto a la alabanza. No oigo ni veo en Madrid y todo lo que al decir Madrid lleva consigo, centralismo y medios de comunicación «conservadores» hasta la náusea, a nadie tener mínimamente en consideración alguna cuota alícuota de su razón y de las razones que puedan explicar o justificar un poco su postura. Que en política se toma partido siempre o casi siempre, y más en este país ayuno de ella casi medio siglo, ya lo sé. Pero desde el punto de vista sociológico o de la psicología social hay tanta ofuscación, que no pude por menos que sabiendo de antemano lo que se me podría venir encima, entrar a analizar las cosas un poco más fríamente de lo que por norma se hace al respecto y que en otras sociedades, sosegadamente, se haría. Ya digo que es como un cuadro: gusta o no gusta, pero no se discute con el pintor ni con su punto de vista. Aquí, como vuelvo a comprobar muchos años después de situación semejante a la del País Vasco, sigue habiendo lo de siempre; vehemencia, pasión, subjetividad y predominio de las corrientes de opinión de los que en todas partes, en todas las instituciones y hasta los últimos resquicios de la sociedad dominan siempre. Las «razones» de los patriotas, de los «mucho españoles», de los chauvinistas, de los hooligans, de los intolerantes me/nos las conocemos de memoria. Pero, salvo en Catalunya, por el centro nadie se atreve, si lo hay, a abrir el pico. Por eso J.A. yo no entro en las disquisiciones acostumbradas sobre la materia. Estoy con Podemos pero no soy un idólatra de sus líderes, ni hago concesiones a la estupidez y al infantilismo extremo., como buen marxista que soy…

          • J,A.
            Todos los países tienen sus talones de Aquiles y algunos ya son escandalosos, Suiza con sus dineros sucios y sus neutralidades y que obedece a los USA a pies juntillas como no podía ser de otra forma, por lo demás no es de pandereta franquista como la una grande y libre:
            “La plataforma Soria ¡Ya! entrará en política si no hay un cambio «radical»
            Denuncian que «hay un centralismo espantoso en Madrid» y que Cataluña no es el único problema territorial que tiene España. (El Español)
            Ya ves¡¡ y en León están que rugen… y mientras tanto tu dices ser algo podemita como confiesa ser un servidor……… me entran dudas, amargas dudas amigo y paisano J.A. No serás por ventura el típico valenciano acomplejado con Cat. por si os incluyen en los países catalanes aunque lo haga el hombre del tiempo como le pasaba a mi tío Ramón valenciano de pro. Si sabré yo lo que pasa con los blaveros que lo sienten tan a fondo que esa pasión les nubla la reflexión, Saludos y mas TV3 que sirve “pa” compensar otras fuentes de información. Por ejemplo mira FAQS por Internet y aguanta a Martín Pallín entre otros, como a Perez Royo y sufre que la sabiduría se adquiere sufriendo, pero nunca pontificando, jajaja

          • Buenas:

            Efectivamente, todos los países tienen su talón de Aquiles. Así será siempre. Pero ninguno de ellos puede ser condenado por ello sin remisión. Solo deben corregirse.

            Me alegra ver la España activista en Soria. Aunque hay que decir que el problema de Soria no es el centralismo, sino el capitalismo; región agrícola, interior y sin acceso al mar. Están jodidos.

            Que el conflicto nacionalista no puede acaparar el foco mediático es algo que venimos denunciando muchos, frente a la obsesión separatistas por ser el mono tema. No hay asunto que los obsesivos separatistas no mezclen con el suyo, hasta arrinconar el problema inicialmente tratado para centrarse en el conflicto que ellos mimos han provocado.

            Seguro que ya lo habrá visto en muchos foros: se habla de las pensiones, por ejemplo, y aparece el separatista catalán para decir que «por cosas como esa nos queremos separar de España, por que es un país de pandereta, la gestión españolista-franquista-nazi es una mierda… la guerra de 1700… fueros medievales…etc.»

            Son mono tema. Todo el rato giran en torno a su obsesión. No saben hablar de otra cosa.

            El conflicto de León, que quiere formar su propia autonomía española, tiene fácil solución: la propia Constitución recoge que una región puede separarse de una CCAA y formar la suya propia. No tiene mayor complicación, habida cuenta de que las CCAA son solo una parte de la administración del Estado, En otros países sería más complicado; en España se ha regulado muy bien.

            El tema de los Paisos Catalans lo dejó bien claro Mónica Oltra, líder de Compromís: en Valencia son un ectoplasma. Usó esa palabra, literalmente. Ectoplasma. Puede que la líder de Compromís fuese un poco insultante en sus formas, pero no le faltaba razón: salvo cuatro valencianos acomplejados que no se sienten valencianos sino catalanes, el resto no tenemos lazo emocional alguno con los presuntos «Paisos Catalans». No nos identificamos con ellos.

            Ni fu ni fa.

            Es como lo de Homer Simpson: «Ah, que somos Paisos Catalans…y….¿tenemos que hacer algo? ¿no? Pues que os cunda»

            Nos da igual. No significan nada para nosotros.

            Bueno, salvo a los valencianos que votan PP, Cs, o VOX, que sí que echan fuego por la boca. Es para lo único que sirven los Paisos Catalans: para chincharles. Algo es algo.

            Por cierto, estaría bien que los nacionalistas catalanes nos preguntasen nuestra opinión antes de anexionarnos a sus proyectos políticos. Luego se quejan y piden votar referendums, pero a los demás ni nos preguntan. Hay mucha hipocresía.

            TV3 está muy bien. La veo desde pequeño. No es imparcial, desde luego, pero ninguna lo es. Y tiene programas muy buenos. La segunda cadena, la 33, está incluso mejor, Los doblajes del anime al catalán le dan mil patadas al doble en castellano (también es verdad que mi infancia fue en catalán, así que el lazo emocional en este caso existe. No soy imparcial).

            Perez Rollo me dio clase en la Faculta de Derecho de Alicante. No paraba de vendernos sus propios libros.

            Un saludo.

  12. Está claro que el Estado nacido en 1978 fue con la vigilancia franquista con la cual seguimos en la España unida e indisoluble de una sola interpretación para ellos y la oposición a un referéndum según el atado y bien atado; manda huevos! Felices Fiestas a todos.

Deja un comentario