Lo que voy a comentar ahora no lo he visto publicado en ningún lugar, por eso hago un paréntesis en mi desconexión social. Entiendo igualmente que no servirá de mucho, pero tampoco me va a costar demasiado hacerlo. Vamos al lío.

Imagina el siguiente escenario u otro equivalente…

Como compartes oficio, habitualmente almuerzas en una terraza con tus compañeros y tu hermano. El miércoles y el viernes de esta semana lo has hecho. El sábado tienes que pasar a ver a otro familiar. No ibas a estar demasiado tiempo, quizá un par de horas, pero antes de marcharte te llama tu hermano (con el que habías almorzado el miércoles y el viernes) y te dice que le han hecho una PCR y que es positivo. En ese momento se lo comunicas al familiar con el que estás y también lo pones en conocimiento del departamento de salud que te corresponda. El familiar te mira como si hubieras querido matarlo y el operario de turno del departamento de salud te dice que debes confinarte y que te avisarán para hacerte una prueba. Hasta aquí un caso cualquiera de contagio. Sigamos.

Pasa el sábado y el domingo te llaman de sanidad para que des más datos, pero no te dicen nada de la prueba. Pasa el lunes y el martes y ni sombra de PCR. Como están saturados es el miércoles cuando por fin te dicen que pases por el ambulatorio a hacerte la prueba de marras. El jueves te comunican que eres positivo, pero tú no tienes ni un síntoma ni medio. Mejor.

Lo pones en conocimiento del familiar con el que estuviste el sábado. Este a su vez lo pone en conocimiento del departamento de salud correspondiente. Y se repite el protocolo: «Confínese en casa y ya le iremos diciendo».

El familiar, ya concienciado de lo que le espera en los próximos días, llama a su centro de trabajo cara al público (en una conocidísima cadena de supermercados) para comunicar la situación. En la empresa quedan informados.

Llega el viernes, algo así como hoy. Desde el centro de trabajo llaman para solicitar una copia de la baja laboral. Bien, pues habrá que pedírsela al médico de familia, porque nadie le ha dado nada.

El caso es que poco antes de solicitársela al médico, llama otro médico, para más datos el de la empresa. No está interesado (interesada, en este caso) por conocer el estado de salud ni otra cosa que no sea que le informen del día en el que al familiar positivo le hicieron la PCR. Así que se le informa: «El miércoles pasado». «¿El miércoles pasado, dices?, pues entonces haz vida normal». «¿Quieres decir que tengo que ir a trabajar?». «Sí, claro». «Te lo explico: si el contacto estrecho con el positivo no ha sido en los dos días previos a la realización de la PCR positiva, no se considera peligroso, ¿vale?, así que puedes hacer vida normal».

Y nada, a trabajar toca.

El caso es que como en el departamento de salud, sabiéndolo todo (y lógicamente con los mismos datos), habían dicho que había que confinarse y eso choca con lo que está exigiendo la médico de empresa, por curiosidad toca consultar la normativa al respecto, porque no tiene ningún sentido que sea la fecha de realización de la PCR y no la fecha de posible contagio la que marque el protocolo. Más que no tener ningún sentido es que es directamente absurdo en un asintomático, máxime si tienes claros indicios de la fecha aproximada de contagio.

El caso es que revisando el documento oficial (enlace) resulta que sí se ha redactado semejante barbaridad. Y no, no digamos esa gilipollez de no atribuir a la mala fe lo que puede ser atribuido a la ignorancia. Siempre suele ser al contrario; que en el poder (y no me refiero a sus administrativos, los políticos) los más tontos hacen el mecanismo de Anticitera con un chicle y un par de clips.

El último párrafo de la página 14 reza lo siguiente: «El periodo a considerar será desde 2 días antes del inicio de síntomas del caso hasta el momento en el que el caso es aislado. En los casos asintomáticos confirmados por PDIA, los contactos se buscarán desde 2 días antes de la fecha de toma de muestra para diagnóstico«.

Así que si se trata de que tu hijo no vaya al instituto o de que la abuela no salga de casa, no te enterarás de esta curiosa formulación ad hoc, pero si te toca trabajar para una gran empresa, no te preocupes que su departamento de turno, que sí la conoce y la sabe interpretar, ya te la hará saber. Hay que hacer grande el país, compañero/a.

Bueno, y ahora también tú la conoces. Así que ya sabes, si has tenido un contacto estrecho con un positivo Covid, puedes hacer tu vida siempre que tarden mucho en hacerle una PCR al infectado, aunque seguramente también tú lo estés. ¡Viva la infección!

Aún nos pasa poco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí